Guillermo Digiuni

Impasse


SIN POSTALES

Música de discoteca
            en las entrañas
            en los despertares del alma
            en las ansias expectantes
                                                    de calor humano
                                                         individuación
                                                         y coherencia
un actor, un loco
                           suicida,
los dos peces,
                       nadando
                       a veces
                       varados
                                       en la podredumbre
                       otras
                       señalando
                                         algún camino

las soledades
                    nos dicen cosas
                    han trazado
                                       un itinerario difícil
                                                                    de reconocer
más aun
                                                                    de aceptar 
los silencios
                    nos recuerdan
                    con pesadumbre
                                          que alguna vez
                                          parecía haber
                                                                   un destino
Música, decía,                                       
                        aun
                                  a la espera
del amanecer 
                     sin postales


OCASO

No fue culpa tuya.
Mía tampoco.
Todo sucedió una tarde de lluvia,
en esta ciudad.


POR UN MOMENTO

 

Por un momento de lucidez,

por un instante, dejaría en prenda

mis olores matinales y mis más íntimas nostalgias.

 

Por un momento, perdería la cuenta

de todo cuanto no te supe decir

y que celosamente guardo en el archivo

de mi memoria.

 

Si ese momento llegara, daría mi aliento

a cambio de nada, compartiría

mis suspiros con todas las amantes

no correspondidas, revelaría mis más

oscuras fantasías sin pudor alguno.

 

Llegado ese momento, al instante,

confesaría mis cobardes deseos

de estabilidad a cualquier precio,

de brisa matinal y calma al atardecer.

Diría que ese momento llegó ...

Y el resto solo es tiempo.



 

DE MOMENTO

 

Alguien dijo que no.

Alguien intenta poner la zancadilla.

Alguien levanta un poco la voz, más de lo habitual.

Alguien trata de intimidar con la mirada.

Hay viejas historias y un par de canciones

dando vueltas por ahí.

Eso es todo...

... de momento.

 



QUERIDO MAESTRO
 

Alabado seas, recio maestro,
que me haces temblar hasta de rodillas.
Venerarte, es poner la otra mejilla;
si hay aprendizaje, el mérito es vuestro.
 
Un noble creador ha de ser diestro,
y no claudicar frente a las cosquillas
que a veces producen las manecillas,
el viento y la arena. Negro, siniestro,
 
tenaz, implacable, siempre dispuesto
a darme una segunda oportunidad,
a mantener mis pies sobre la tierra.
 
Volando, engendrando, siempre protesto,
y es que la castración es la verdad
que toda noble creación encierra.


 
LUGARES COMUNES
 
No estoy seguro de que algo de todo esto tenga algún sentido.
Lugares comunes para tratar de expresar la agonía cotidiana, el maltrecho mundo que circunda, el malestar quieto ahí, no te muevas.
¿Para qué?  No, no es eso. No es que me sienta solo. Es que estoy más solo aún que mi soledad, que es como un hongo que supo arraigar en mí y, creo que está bastante cómodo; no sé, acostumbrado a estar ahí, es decir, en mí.
 Dejémonos de lugares comunes, y digámosle de una vez a esta sorda humanidad, que las condenas son a veces demasiado crueles, más aún cuando todo el mundo niega que condena; que juzga y castiga, y sin razón alguna 



​ 

MONARCA
 

No te desafío, pues en tí creo;
mi disolución así lo demuestra.
Tu equívoco, esa confusión nuestra,
que desintegra y no ve lo que veo,
 
fue mi fiel amigo, mi extraño reo,
en esta andanza, sublime y siniestra.
No reclamo mi lugar a tu diestra,
ni te tengo escondido en un museo;
 
más bien buceo en tus aguas, pobladas
de ilimitada belleza. Monarca
de mis soledades y mis anhelos,
 
idealista sin certezas. Las hadas,
los duendes y las musas, en el arca
me esperan, en esta noche sin velos.


 

COMO SI TAL COSA
 

Suponer que uno sabe, como negar

que uno ha vivido, acariciar los huecos

que deja la incertidumbre y transformarnos

en marionetas.

Competir. Quién tiene los hilos

más resistentes, mejor lustre,

quién se deterioró menos.

 

Para allanar el camino que conduce

a lo inevitable, hoy

propongo que caminemos todos

del revés

Incluso los automovilistas

y los pilotos de aeronaves.

El misterio nos será develado tras las doce

campanadas que anuncian que todo,

absolutamente todo,

ha de volver a la normalidad.

Como si tal cosa existiera.



NUNCA

Me cansé de las consignas
                de las estrategias publicitarias
                con buenas intenciones

Me cansé, pues, de las postergaciones
                          de las frustraciones cotidianas

La violencia gratuita
                                la ignorancia atrevida
                                                   más bien soez
                                                   algo decadente
                                                           por demás

Los miedos que devoran reflexiones
                                     ansiedades que buscan
                                                        o imploran
                                                                        pasiones lícitas
                                                                        sentimientos nobles

El mal ejemplo que estamos dando
                                                     vendrá por más

Me cansé de tentar a la suerte
                                               desde la melancólica espera
                                               de lo que nunca sucederá.



DECÍA

En la sombra de tu persiana
y a ojos de gigantes dormidos
mis otoños envejecidos,
mariposas de porcelana.

Los atardeceres se marchitan,
de sus penumbras nacen flores,
vendavales, manchas, olores
quietos, se agitan las banderas.

No quiero volver a ser sincero.
La honestidad no es esto, no es ...

Hablaremos, pues, de disciplina,
de compromiso, de silencios
cómplices,
                   mas tus ojos
navegan aun

Tus manos irradian algo más
que palabras.
El aire se curva.
                        
Tus ojos,
                 decía.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Guillermo Digiuni.
Published on e-Stories.org on 10.03.2015.

 

O autor

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Psicológico" (Poems)

Other works from Guillermo Digiuni

Did you like it?
Please have a look at:

Avant-garde way out - Guillermo Digiuni (Experimental)
The secret is ... - Inge Hoppe-Grabinger (Psicológico)
Candle of Time - Inge Offermann (Vida)