Ricardo Villarpeña

el y ella

Como En la noche y el día, y en cada corazón hay algo oscuro y alguna luz
Ella siempre fue lo que el soñó, lo que el deseo, ella era lo que él buscaba de una mujer , era la otra mitad física de su corazón , era la misma imagen de afrodita , era ella , ella era la mujer.
El siempre supo que escoger y ser fiel a su compromiso, pues estaba preso, preso de ella, preso de aquella ilusión.
Ella estaba allí, ella era real, por ella él era tan pasional, pero estando preso lo acabo consiguiendo, acabo consiguiendo un beso.
El y ella dieron el paso hacia el paraíso
Pero todo se complica, el cedió pues no quiso que ella fuera una perla, en las manos de quien no apreciaría tenerla.
Pero todo se complica. El sabía que no era nada sin ella , el sabia que la deseaba ella sabía que lo tenía , ella sabía que podía jugar con el , pero la estética no es estática , y con una táctica estratégica puedes descubrir el engaño , pero no así calmar el daño , ni evitar caer preso de los recuerdos de antaño.
Fue tan utópico recuperar lo perdido , abrió los ojos tarde , solo veía muros mientras ella sin piedad paseaba con otros por la ciudad , lo perdió todo  , ella no cedió nada por el , y es que ella no tenia dueño , por esos sus sueños quedaron a ceniza reducidos , ni entablando pactos con demonios , ni dando testimonios .
Y el añoraba los días felices y cansado de seguir preso en aquella prisión, sin ella el creía no ser útil , dio así un paso al frente , mejor que tirarse por un puente , salió sin bata ni camisón.
Y conoció a aquella mujer, el y ella otra vez , mirándose a los ojos , rozando sus labios .
El y ella se juraron amor eterno , muy tierno , aunque lo hicieron en el mismo infierno.
Princesa vestida de blanco, sus pasos la dirigen a un altar .
Ella le comprendía , ella le atendía , ella le calmaba su rencor , ya cuando salían el nunca acababa en un rincón
Ya no había pasos en falsos que le destrozaran el corazón,
Ella le alejaba de la realidad , tan alto que no podía ver lo que había abajo
Estaba en otra dimensión, hacia una huella tan honda que borraba el recuerdo de lo vivido
Ella daba recompensa, pues pensar en ella era escaparse , y es que ella vale más que las rentas , ella es el milagro.
Ella era cada instante, y aunque estuviera distante , era ella su amante
Y así borraban sus viejas heridas , aunque moldearan con barro sus sueños , estos acababan siendo dorados solo porque ella , y sus cabellos rizados , estaban ahí.
Y es que no había anochecer, solo amanecer, porque ella era la fortuna , ella era la alegría , ella era su mitad.
Vivir es encontrar quien te sepa amar, cada paso en falso te destroza el corazón.
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Ricardo Villarpeña.
Published on e-Stories.org on 24.10.2013.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Psicológico" (Short Stories)

Other works from Ricardo Villarpeña

Did you like it?
Please have a look at:

Sin cobertura - Ricardo Villarpeña (Contos)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Ficção científica)