Joel Fortunato Reyes Pérez

LA MOLECULA DEL MAL

...LA MOLECULA DEL MAL...
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

 

Hace muchos, muchos siglos en la vibración violácea de un poema está representada la
misma longitud de onda con las nociones
de
violencia, agresión y amargura de una época

del tercer milenio, antes de la gran des-
trucción desoladora e irreparable de la cons-
ciencia humana, que se había iniciado como
un minúsculo neoplasma social invasivo, y aún

los oncólogos sociales fueron incapaces de abor-
dar el problema con efectividad, a causa de la
falta completa de cooperación internacional...

La leyenda según me la
contaron, no se permitió
fijarla en ningún medio mat
erial indeleble.
Y partió de un viejo monasterio
transparente hecho
de los especiales campos energéticos de fuerza
espiritualmente evolucionada en el alma de este personaje, más allá de la comprensión racional habitual.

Y fué... ¡Qué...!


Caminando por la esquina de un viejo sueño se le
ocurrió
mirar el lado qué brotaba de los ecos pe-
dregosos desfigurados del dormitorio paralelo a

la ventana cerrada...


En el microcosmos del inconsciente colectivo era evidente el desequilibrio peligroso, las campanas imparables emitían insospechados capítulos del fracaso incuestionable del progreso, en los millones de turbias pretensiones enmascaradas de

las manos en la espalda...


El tiempo y el espacio se fusionaron en una especie de plasma antimaterial desconocido hasta

ese entonces, dentro del cual estaba reconstruyendo los sutiles modelos teleológicos en el campo teórico, en la escala subatómica...
Ahí las hipótesis más plausibles encontraban la punta matemática infinitesimal del cálculo

geométrico... ¡Sabiendo qué no podría decirlo!
 

En el ambiente había una luz mortecina como la carne que se deseca y se momifica de alguna manera a pleno sol. Los resultados apuntaban en la
dulce dirección de los electr
ones producidos du-
rante la descomposición de la glucosa al pasar la

barrera hematoencefálica y con los enlaces covalentes inestables se posaban en amplias zonas del sistema límbico, deteriorado y sin control...
Era sorprendente... ¡Por la vía
aeróbica y proliferando los más primitivos impulsos

destructivos, en los más perfeccionados modelos

filogenéticos!.



 

Inquieto, pálido, con quince kilos menos de su peso habitual, su pensamiento dirigía el análisis

a la nutrición... ¡Oh! Ese inmenso complejo mecanismo metabólico multisistémico tan mal comprendido en las esferas directivas

espantosamente carcomidas y agusanadas incurables.

La llamó nutrición Holozóica Ciberespacial (HC), si bien, la nutrición Saprótrofa (NS) es de importancia clave, sobre todo, en las etapas seg-
mentarias de históricos conflictos consignados en

multiples documentos, en sus particulares
descubrimientos por la lógica simbólica qué utilizó como método ese día...


 

Sudoroso, incapaz por el momento de comunicar sus resultados, de alguna manera, el pensamiento sentía humillado y aterrorizado por la insensibilidad global progresiva.



Entonces por el piso vió el mundo de varios años, las calles tapizadas frescas y cadavéricas, enrojecido el asfalto, cientos de automóviles per-
forados, vidrios por todas partes rotos los rostros y lágrimas inundando los edificios
de las tristes chozas...

 

 

___¡ Ayer será un día difícil de analizar
...mañana en la imágen hecha jirones!
Y la del centro aún más por la indiferencia
de los papeles carbonizados más digitales.
 



Oprimió el botón holográfico de pronto
desnudo en la pared enmarcando un ángulo
insólito en la mente en blanco
en esa vigilia convenida asomando

no importando la excusa ni la hora menuda por los mosaicos estremecido... Y recordó el escrito como un poema de fondo... Intitulado qué aparecía...

 

Por la ausencia qué reflejan
las sombras en la distancia
en la voz del desaliento
el dolor qué huele al odio
el eslabón desfilando aleteante
¡Bóveda qué clamorosa muerde...!
Al estanque removiendo
las ropas al aroma del ahondarse
los barrancos sembrando aplacan
¡Mustias ascuas a raudales!
Mustias
Ascuas
¡A raudales íntimos dardos combatiendo!
el atropello del metal fangoso
la redonda limpidez manchando
al brutal precipicio acompañando
las arrogantes hachas de la hierba
huracán dilatado de la cumbre
¡Talando las heridas entreabiertas!
Como
Sin decir... Como...
Algodones sedientos bajo la tierra
¡Arena sin remedio lóbrega rama!
¡Erizados medran cielos!
Agrandando hambrientas yuntas
entre los martillos espumosos parpadeantes...



Y pensaba, letra a letra los mensajes de las estrofas combinadas, verticales, en zig-zag, en lecturas ascendentes y asimétricas, ahí estaba el misterio del pensar adherido a la memoria y la emoción colectiva percibida año con año, siglo a siglo en unas cuantas horas ondulando...
 

Sin embargo, se decía en el fondo.
___¡ Nada funcionaba en el destino fabricado
...con el dinero mutilado del azúcar
...radiactivo en la red del sistema activador
...ascendente!...



Los instintos desvestidos anidaban ya el aire de los bolsillos y los vientres de los humanoides maleables y metálicos depredadores millonarios.
 

___Pensaba en los resultados teóricos definitivos,
y por lo irrealizable de la prueba cubría sin notarlo sus rodillas adoloridas al embalsamarse
dentro del sueño de creer vencer al mal reinante... ¡Como si fuera la molécula aislada!


 

____Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
 

  

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 16.07.2012.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Ficção científica" (Short Stories)

Other works from Joel Fortunato Reyes Pérez

Did you like it?
Please have a look at:

El Relojero Fantasma - Joel Fortunato Reyes Pérez (Contos)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Ficção científica)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Vida)