Ignacio de los Angeles Mendez Rivera

el peladote aquel


CUENTOS URBANOS
 
(CUENTOS CORTOS)
 
“EL PELADOTE AQUEL”
 
-¿Qué,nó me va a saludar Chonito?-le dijo don May extendiendole la mano para saludarlo-¡nó don May! No me vaya a apretar fuerte la mano-le contestó Chon al momento que temeroso le saludaba-Don May era un peladote de 1.90 de estatura y 130 kilos de peso,cara de pocos amigos y burlón con la raza,le gustaba abusar de su superioridad fisica-Chonito apenas alcanzaba el 1.50 de estatura y los 55 kilos de peso.
 
-¡Me dá gusto saludar a un Hombre! Decía don May,mientras apretaba la mano de Chon,quien se hincaba ante el del dolor que le producía el apretón-¡yá don May! ¡yá suelteme! Decia chon-¡jajajaja! No aguantas nada chonito!-y le jaloneaba la mano al pobre chon. En eso estaba don May cuando escuchó que le decian-¡orale pinche viejo abusivo! ¿quiere saludar a un hombre? ¡pues aquí estoy yo! Dijo “el Nopalón” al momento que le extendia su mano-que al igual que don May estaba en igualdad de circunstancias-le decían “el nopalón” porque acaba de llegar de san luis y por lo grandote,prieto el desgraciado y burlista,solo que este entrenaba lucha libre y eso lo sabía don May,asi es que sin decir nada soltó la mano de chon y se retiró.Todavía el nopalón lo despidió diciendole ¡si vuelve a abusar de chonito,vengo y le parto su madre!-Todo esto sucedía en el comedor de una fabrica a la hora del lonche.
 
¡don maaaay,don maaay! ¡don maay,don maay! Gritaba la raza al momento que aplaudian a don May y lo inducían a que como en cada pachanga hiciera los alardes que acostumbraba y uno de ellos consistía en ponerse dos cervezas en la boca y tomarlas al mismo tiempo-terminado este acto,mostró a la raza las dos botellas vacías y levantó los brazos en señal de triunfo-la raza seguia vitoreandolo-¡otra! ¡otra! ¡otra! Y el viejo pendejo,volvió a hacer el mismo acto-todos aplaudieron y acto seguido brincó como king kong golpeandose el pecho con ambas manos-estaban reunidos en esa posada que cada año organizaba la compañía a sus trabajadores.
 
-Al siguiente dia continuaba la fiesta en los patios de la compañía,donde se instalaban juegos mecanicos y carpas de circo para que acudieran los trabajadores con sus hijos a divertirse-
 
-¡Es buena onda el viejo pinche ese!-dijo chon a su compañero-mientras señalaba con su dedo a Don May-quien subía a uno de sus nietos a uno de los juegos-¡Te fijaste que atento me saludó! Sería por lo que le dijo el Nopalón o será porque viene con su familia-pero se me hace que se transformó-¡mira que tierno sonrie a su nieto! Si me lo hubieran platicado no lo creo.
 
-Don May saludaba a la mayoria de los compañeros al momento que les presentaba a su familia-todo era felicidad y alegria-Llegó el momento de la función del circo y todos pasaron a la carpa-
 
Los payasos hicieron reir a los presentes e invitaron a participar a los concursos a los adultos-Don May fue uno de los que pasó a concursar y siguiendole el juego a los payasos hizo reir a los presentes.
 
-¡Te digo que anda transformado el viejo! –dijo chon a su esposa,quien estaba a su lado viendo el espectáculo-¡pues no parece la persona que tu me describiste!-contestó ella-¡no cabe duda que los nietos hacen cambiar a la persona y dicen que se quieren más que a los hijos!-contestó Chon-¡pues yo creo que quieren de alguna manera dar el amor que no dieron a sus hijos!-contestó ella.
 
-El tiempo pasó y a Don May no se le vió mas en la fabrica-¡quesque está enfermo!-dijo chon a sus compañeros mientras comían-¡pobre viejo! Es raza-dijo otro. ¡oye! Y de que está enfermo?-pues del Azucar-dicen que se le complicó con la presión- ya tiene meses con eso y hasta creo que ya lo van a incapacitar de por vida-¡no manches! Pues si que está cabrón.
 
-¿Vieja te acuerdas de Don May?-preguntó chon-¡si viejo,como no me voy a acordar!-pues me gustaría que fuéramos a visitarlo a su casa-ya tiene casi un año de incapacitado y según platican  se entretiene vendiendo algo ahí en su casa-¡pues vamos cuando quieras viejo!-dijo ella-
 
-Un sabado por la tarde se arreglaron ambos para visitar a Don May-tomaron un camión y se bajaron en la esquina,justo en la calle donde vivía don May-de ahí pudieron ver a una persona sentada en un banquito fuera de su casa-estaba encorbado,muy delgado y descolorido parecía un ancianito indefenso,empequeñecido casi al tamaño de chon-en una mesa tenía unos frascos con dulces y algunas bolsas con tostadas-¡mira vieja! Ahí está Don May!-¡donde viejo!-contestó ella-¡es ese que está sentado!-dijo chon señalandolo a lo lejos-¡sabes qué viejo!-mejor no llegamos a saludarlo-dijo ella.
 
¿pero porqué nó?-dijo el –pues la verdad,me da pena,no puedo creer que el sea don May,aquel viejo grandote que ví en la fiesta de la fabrica,aquel que abusaba de su tamaño y de su fuerza cuando te saludaba-no puedo creer que sea “EL PELADOTE AQUEL”
 
MORALEJA
 
NO TE CREAS EL REY DEL UNIVERSO,LAS ENFERMEDADES LLEGAN TARDE QUE TEMPRANO Y TE VAN A JODER QUIERAS O NÓ
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Ignacio de los Angeles Mendez Rivera.
Published on e-Stories.org on 21.12.2011.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Geral" (Poems)

Other works from Ignacio de los Angeles Mendez Rivera

Did you like it?
Please have a look at:

Growth - Inge Offermann (Geral)
Fin d´Octobre à Avignon - Rainer Tiemann (Solidão)