Mirian Lòpez

Bàrbara Rose´Los secretos del pasado enfrentaràn su destino´

La falta de aire en el cubìculo donde la gran vela de cera està acabando de consumirse debilita la llama.No tardarà en apagarse ,y despide un nauseabundo olor de sebo y cuerda caliente.
La joven ,comprueba con mano trèmula la solidez de la pared que la mantiene prisionera.Un muro de ladrillos cuyo grosor la aísla del mundo y la asfixia lentamente.
Sumida en sus pensamientos, mientras gruesas lágrimas de terror y angustia ,mezcladas a partes iguales, se deslizan por sus mejillas, recuerda como era su vida antes de iniciar su fatal compromiso con el joven y apuesto andaluz
Luis Alberto Màrquez, un famoso y exitoso pintor, que, creaba grandiosas obras de arte, ,era muy conocido y respetado por toda la plebe de la Regiòn, para ella "el ser más perverso y ruin que pueda existir sobre la faz de la tierra". A pesar de su infinita maldad, el apuesto pintor se había enamorado perdidamente de ella, o eso pensaba....... Se consideraba una chica muy humilde,nunca le habia hecho daño a nadie , según sus vecinos era extremadamente hermosa, y desde su infancia se había ganado el cariño de todos, ayudaba a los mas necesitados, cuidaba de los niños huerfanos ,y de los enfermos,todos la adoraban.
 
Luis Alberto,había quedado prendado de su belleza y le había pedido matrimonio muy pronto. Ella se había negado y él la había obligado con amenazas de arruinar a su familia o incluso cosas peores. En poco tiempo ella se encontraba confinada en una lujosa e inmensa mansión.
Segunda parte.
 
Recien instalada en la inmensa y lujosa mansiòn, su marido ,se encargò personalmente de imponerle una serie de normas y condiciones .Le prohibiò pasear sola por la calle,trabajar,estudiar, incluso recibir asistencia medica, salvo que èl lo viera necesario.La amenazó diciéndole que su familia lo iba a pagar muy caro en el caso de atreverse a desafiarlo o contradecirlo.
La unica manera para que su matrimonio funcionase ,seria '' apoyarlo en todo y no presionarlo en nada''.{A cambio tendria la compañia de un genio}
Llegò el momento que la joven tanto temia ,entregarse por completo a su marido. Ella se habia reservado, pues queria que su primera vez fuese especial, que fuese por amor.
Ya en la suite,la joven se hallaba un tanto nerviosa por el inmenente encuentro sexual que iba a tener con su marido.Para dar un toque màs romántico al momento,Luis Alberto,encargò al hotel que les trajera una botella frìa del mejor champagne.Llamaron a la puerta de la suite. Era una pelirroja , veinteañera bajita, con un cuerpo esbelto a la que los pantalones ajustados hacen resaltar su trasero. Su rostro trasmitía una picardía que encontraba en sus ojos su máxima expresión, con una mirada de lo más provocativa. No era excesivamente guapa, pero su sonrisa maliciosa hacía mella en todos los hombres que la miraban.Incluso vestida con el uniforme del hotel ,atraìa las miradas de unos y de otros. Llevaba una bandeja en la que venían dos copas y una botella de champagne sumergida en hielo trasparente . Luis Alberto sacó un billete de los grandes y se lo dio al chica. Extendiéndole la propina Luis Alberto le preguntó:
-¿Cómo te llamas?
- Jessica –dijo la joven.
- Encantado, mi esposa se llama Bàrbara y yo Luis Alberto.
- ¿Y a qué hora acaba tu turno Jessica?
-Traerles el champagne a ustedes era mi ùltimo servicio de la noche-dijo Jessica-,se puede decir que ya he terminado mi jornada.
Bàrbara no sabia como describir la situacion que le causaba aquella conversación entre ambos,se esperaba cualquier cosa.Por otro lado eso le daba algo de tregua ante el miedo que sentía por la proximidad del momento álgido y erótico al ser recién casados.
- ¡Estupendo! ¿Por qué no te quedas con nosotros un rato? – propuso Luis Alberto ante la perplejidad del la chica .
- No sé… no sé…-balbuceó la joven.
¡Venga –dijo Luis Alberto-, lo pasaremos bien los tres!
Bàrbara estaba un tanto desconcertada, al igual que la joven, que por primera vez le echó un repaso con la mirada de arriba abajo. ¿ Que quiso decir el pintor con pasarlo bien?
Luis Alberto descorchó la botella de champagne y llenó las dos copas, ofreciéndoselas a Jessica y a su esposa. Y los animó a brindar y a beber un sorbo:
- ¡Por la novia más atractiva del mundo, mi esposa!
Bebieron.Luis Alberto lo hizo directamente de la botella y volvió a llenar las copas; así hasta que dejaron la botella vacia.
¿Te gusta mi esposa Jessica?
- Es hermosa, sí –respondió la chica.
Luis Alberto se aflojó la corbata y se quitó la chaqueta, anunciando que iba al baño a refrescarse un poco la cara.
Poco a poco Bàrbara y la chica inician una conversacion banal,que si el clima, que si el empleo…, hasta que finalmente Bàrbara le preguntó:
-¿Que te parece mi marido,te gusta?
- Sí –respondio, preguntando a su vez- ¿preferirias estar a solas con èl?
-Seguramente esto te resulte un poco extraño ¿ Jessica, puedo confiar en ti?-le preguntò Bàrbara.
-¡Si claro¡-le contestò la chica.
-¿Te gustaria ser la esposa de mi marido ?-¡Podrias poseer todo este lujo que nos rodea¡-
-¿Lo dices enserio?-¿Y que sacas tù con todo esto?-¿No estas enamorada de tù marido?-respondio,y preguntò a su vez.
Bàrbara le confensò a la joven ,que no estaba enamorada de su marido,que se habia visto obligada a casarse.Y junto a èl no seria feliz.Que la unica forma de que él la dejara libre,seria,enamorandose de otra mujer.
La chica se conmoviò, despues de que Bàrbara le confesara su secreto.
-¡Siempre he soñado estar casada con un millonario¡-¡Si,acepto tu proposiciòn¡-respondiò,preguntando a su vez-¿Ahora dime ,que he de hacer para que tu marido se enamore de mi?-.
Bàrbara esbozo una leve sonrisa por su respuesta .
-¡Provocalò,seducelò, complacelò en todo lo que te diga¡-¡èl funciona asi¡-afirmò Bàrbara.
Una vez que el pintor volvio a reunirse de nuevo en la habitaciòn del hotel....
Barbara notó como Jessica aprovechaba para examinar a su marido mientras este salía del baño. Luis Alberto era un hombre alto, con un cuerpo cuidado. Su piel era ligeramente pálida pero saludable y en su rostro no se veía una sola imperfección. Sus ojos eran pequeños y estaban permanentemente entrecerrados, como analizando la situación en todo momento.
Poseía un magnetismo muy fuerte que trasmitía a todas las personas que se cruzaban en su camino.
Hasta ella lo encontraba atractivo,deseable.De no ser por todo lo sucedido,ella misma se sentirià atraida por èl.En el fondo, muy a su pesar,en lo màs profundo de ella, algo se tensaba cuando le veia...
Luis Alberto se acomodò en la cama de matrimonio e invitò a Jessica a que lo acompañara.
-¿Nerviosa? –Le preguntó a Jessica, dejando caer una mano sobre su muslo en cuanto se sentó.
-¡Un poco¡ –reconoció-.
- ¡Esta noche sera distinta a todas las demas¡-¡Vamos a saltarnos el protocolo¡-dijo el pintor.
Dejó de sobar el cuerpo de Jessica y se aproximó hacia su esposa. Acercó la mano a su cara, repleta de lágrimas y la acarició suavemente. Después, con los dedos mojados, acarició su hermoso cabello.
Bàrbara permanecía de pie, como petrificada, en medio de aquella maravillosa suite. Miraba a los ojos de su marido y aveces tímidamente y de forma fugaz a Jessica.
-¡Deja de llorar estùpida¡-. Esa no son formas de complacer a tu marido.
No había fuerza que pudiera hacer que dejara de llorar. Estaba asustada, humillada, perdida, y en sus ojos no dejaba de llover.
-Se le ha corrido el rímel. Ayúdala a secarse, Jessica-.
Sin decir palabra, Jessica sacó un pañuelo de papel de su escote y secó las últimas lágrimas.
Despues de ahi . Jessica se acercò al pintor,y pegada a su espalda, restregando su pierna semidesnuda por su cuerpo, y acariciando su torso con ambas manos, intentando guardar el equilibrio. Su rostro no demostraba más emoción que el inmenso deseo de agradarle.
La habitación era extremadamente espaciosa. Era una "suite nupcial" y tenia de todo. Luis Alberto se acercó hasta un sillón que había cerca de la cama. Lo arrastró hasta el centro de la habitación, a unos dos metros de la cama, y se sentó cómodamente, preparándose para el espectáculo.
- Supongo que tenías pensado que la noche de tu boda ibas a tener ocasión de prácticar nuevas experiencias. Ahora vas a poder realizarlas.-¡Mueve tu asquerosa humanidad¡- ¡Y arrodíllate ante mi!-
Sin posibilidad de dudar o de resistirse, pero sin mostrar el más mínimo entusiasmo, Bàrbara siguió las instrucciones al pie de la letra. Se acercò y se arrodilló ante su marido.
- Pienso que un poco de amor lésbico no quedaría mal en la habitación, y de paso tu participarás un poco en el juego. ¿Te apetece Jessica?
El brillo en los ojos de Jessica alcanzó unos límites insospechados.
- ¡Gracias Luis Alberto! ¡Gracias!
Bàrbara sabía que Jessica estaba disfrutando. Podía notarlo en los movimientos de su cuerpo e intuirlo en sus ojos cerrados mientras hacia el amor con el pintor.
A pesar de odiar a muerte a su marido por obligarla a hacer aquello, las continuas caricias de su marido comenzaban a excitarla realmente. Intentaba ignorar el placer que le causaban los sabios y expertos movimientos de el pintor, pero no podía evitarlos. Y eso era precisamente lo que más la molestaba. A pesar de haber sido obligada,chantajeada, humillada y casi violada, sentía placer por todo aquello. Sintió asco hacia sí misma. Pero lo ignoró al recordar el pacto que habia hecho con Jessica.
Solo asi me librare del yugo de mi marido...el ser que mas odio en la vida.
 
tercera parte.
 
Al dia siguiente, cuando Bàrbara despertò en aquella habitaciòn del hotel, ni Jessica ni su marido estaban. Jessica le habia dejado una nota, en la que le decia que pronto tendria noticias suyas.
Ella tenia la esperanza que gracias al pacto que hizo con Jessica su suerte cambiaria. Aunque no la conocía, esperaba que fuera buena chica y cumpliera su parte del trato, pero era consciente de que lo que le había pedido no era poca cosa y si se echara atrás, tampoco podría culparla.
Pasaròn los meses .Y Bàrbara no volviò a saber de Jessica. Cada día ella miraba por la ventana por si aparecía o miraba el buzón temprano por si le llegaba alguna carta o nota. Fue en vano. Su vida siguió adentrandose en el infierno que Luis Alberto había creado para ella. No veía forma de salir de él, se sentía debil ante sus amenazas y sus maltratos. Numerosas vejaciones tanto psicológicas como físicas se sucedían día tras día. A veces sencillamente la ignoraba y hacía como que no existía, esos días Barbara solía detectar en él, un aroma a perfume de mujer que no era el suyo y casi se sorprendía sintiendo lo que podrían llamarse pequeños celos. Otras veces la humillaba delante de amigos que invitaba a casa. Uno de esos amigos, llamado Ricardo Telvàn, visitó varias veces la mansión en la que ella estaba presa. Parecía diferente al resto, que solo la contemplaban como buitres esperando su momento de alimentarse de la presa moribunda. Parecía jovial y amable y sus ojos verdes parecían ajenos a la tortura que presenciaba en sus visitas. Quizá por su hermosa apariencia, quizá por ser el único que la miraba como a una persona desde hacía meses, la joven se sintió pronto en sintonía con Ricardo. Incluso sintió algo de atracción hacia él. Aunque las visitas eran escasas y siempre con Luis Alberto presente.
Finalmente, un dia recibiò una carta de Jessica en la que le decia:
Hola Bàrbara, como imaginarás, no estoy interesada en ser la esposa de tù marido. Lo pasé bien con vosotros, pero mientras dormías, Luis Alberto me hizo una propuesta mejor. Me dio una fuerte cantidad de dinero a cambio de que desapareciera por un tiempo. He dejado el Hotel, y ahora estoy dandome la gran vida. Soy consciente de que este dinero no me va a durar mucho tiempo, por eso que he pensado en que tu me mandaras dinero también todos los meses a cambio de no decirle nada a tu marido. No estas en disposiciòn de negarte, ya que si él se entera de lo que planeas, bueno, tu y yo sabemos de lo que son capaces hombres como tu marido... En principio dejo a tu elección la cantidad, pero piensa que cuanto menor sea, antes volveré a exigirte más. No creo que tengas problema para conseguir lo suficiente, tu marido es muy rico por lo que pude ver. ¡Pronto recibiras noticias mias! (e indicaciones de como hacerme llegar el dinero).
Tu amiga, Jessica.
Una vez terminò de leer esa carta, Bàrbara se quedò un tanto desconcertada. En ningun momento se esperaba la sucia traiciòn de la joven. Ya no solo estaba bajo la influencia de las continuas amenazas de su marido, ahora, Jessica se mostraba como una vil chantajista.
Pasaròn los meses... Y Bàrbara estaba desesperada, deseaba que Luis Alberto la abandonarà, que le quitara esa cadena que llevaba puesta. No se arreglaba salvo que él la obligara. Se mostraba distante, ajena a cualquier acontecimiento. Esperaba que él se aburriera con el tiempo. Queria ser libre... libre para ser feliz. Aunque a veces se preguntaba si tras lo vivido, podría llegar a serlo algún día..
Luis Alberto era consciente de que su esposa no lo amaba, a pesar de que habia hecho hasta lo imposible por ganarse el amor de su esposa antes de decidir secuestrarla. A pesar de sus pasados intentos de cortejarla y conquistrla, ella habia dañado su ego, le había rechazado una y otra vez. Eso le hacia ensañarse aun mas con la pobre de Bàrbara. Le tenia totalmente prohibido comunicarse con su familia, salir de la casa, la mantenia aislada del mundo.
Hasta que un dia Bàrbara se armò de valor y decidiò hablar con su marido;
-¡Luis Alberto necesito que hablemos¡-¡Quiero el divorcio,no soy feliz contigo¡,-le dijo Bàrbara.
-¿El divorcio? ¿Que no eres feliz conmigo? - Respondio nervioso. -¿Acaso no cumplo con mis obligaciones conyugales?
-¡Si¡ - Le respondiò Bàrbara.
¿Te golpeo de tal manera que te causo magulladuras o sangre?-
- ¡No¡ - Respondiò Bàrbara.
- ¿Te dejo dormir sola por mas de un mes? -
-¡No¡ - le respondiò Bàrbara, cada vez más enfadada.
-¿Entonces , que es lo que quieres? ¿Que es lo que me reclamas? - Le preguntò el pintor a voces.
-¡Me tienes prisionera en tu casa¡ ¡No me dejas ver a mi familia! ¡Ni siquiera hablarles por telefono! ¡Me tienes aislada del mundo! ¿Como puedes ser tan cínico? -
-¡Lo hago para que no llenes mi casa de verguenza¡ -
-¡No,lo haces para humillarme, para pisotearme! ¡Porque tù sabes que yo no quiero este matrimonio! -
-¡Yo solo quiero ser libre¡-¿Porque no me dejas libre?-respondio y pregunto a su vez.
-¡Mi cabeza quiere,pero mi corazòn no me deja¡ ¡Te clavaste tan profundo en mi alma, que sè que nunca te voy a poder a arrancar de ahì! ¡Tù eres mìa Bàrbara, mìa y de nadie mas! Nunca te voy a dejar libre... ¡nunca!
Bárbara se fue llorando, impotente ante las inflexibles palabras de Luis Alberto. Lloró toda la noche viendo como las fuerzas la abandonaban. Habia enfurecido aun mas el ego del pintor y como castigo por desafiarlo, decidiò ingresarla en un psiquiatrico varios días después. La drogò, y le hizo creer a todos que habia perdido la razòn, que sufrìa de alucinaciones y delirios.. No tardò en ingresarla en la clinica. Le advirtiò que hasta que èl no estuviese seguro de que ella verdaderamente estaba dispuesta a amarlo y respetarlo, no la iba a sacar de allì.
Luis Alberto se encargò de darle una fuerte suma de dinero al director del psiquiatrico,a cambio de su silencio.
La pobre chica no le quedo de otra mas que permanecer ingresada en la clinica de salud mental. Viò pasar lo meses no queria ver a nadie, andando por la clinica un tanto distraida, con mirada ausente. Su estancia en aquel psiquiatrico fueron los peores de toda su vida, nada se compara a los horrores que le tocò vivir allì. Hasta que un buen dia, conociò a Manolo Gonzàlez, un buen hombre que trabajaba como celador. Se hicieron intimos amigos, ella le confesò todo el infierno que habia vivido al lado de su marido. Èl se ofreciò a ayudarla, le hablò de un futuro y de luchar por èl. Le dijo: libertad te espera ella siempre te serà fiel..
 
CONTINUARÀ

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Mirian Lòpez.
Published on e-Stories.org on 04.10.2011.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Amor e Romance" (Short Stories)

Other works from Mirian Lòpez

Did you like it?
Please have a look at:

Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humor)