Vicente Gómez Quiles

EL MILAGRO DE CASTILLA

Compartir es lo único que nos queda…
Inmensa Castilla florecida en luz.
¿Dónde guardabas esas ansias
salpicadas en castillos e historia,
caminos, sendas nostálgicas?
¿Cómo conseguías hipnotizar
magnetizados embrujos al quite;
inhibiendo capeadas tentativas?
El tiempo parecía detenerse,
fosilizando días, agujas abrumadas.
 
Volvías la mirada llenita de lirios
rociándonos de alfarería y olores,
murmullos enriquecedores
invadían misceláneas huellas.
Antiguas ruedas de molino y juncos,
verdes enredaderas trepando locuras,
alzando el sueño por las paredes.
 
El sonido fluía frescas aguas,
latidos emocionantes brotando
entre ráfagas blancas y nubes.
Amarillos cereales movidos
al son de una música aérea,
entre guitarras puras e invisibles.
Celestes ardían mágicas brisas
con flores de infinitos colores,
bajo un tul azul onírico,
enorme papayona de amores.
Cuánta dicha brindabas en el arco,
por la piedra, surcando puentes,
incluso desde las papeleras de tus ciudades.
¡Qué hermosa y limpia León me seduces!
Te he visto en globo, planeado sobre ti en parapente.
Cargando una mochila, ¡cuántas veces!
Intenté ahogarme desde tus alegres pulmones.
Subí y me adentré en cada recodo virgen,
llegando a pensar que de tanto explorarte
en ese preciso instante me quisiste...
 
Forjando metales, en encajes de bolillos,
dando forma al vidrio, recolectando frutos,
atravesando la ruta de la seda
y enamorándonos en variada gastronomía.
Te aseguro que muchas estrellas
si supieran moldear el sueño
desde tu auténtica esencia
querrían ser humanas para besarte,
naciendo castellanas sus locomociones.
Morando desde la torre de la antigua Colegiata
en villa de Ampudia, guarneciéndose en almenas
del castillo de Fuensaldaña.
Ascender hasta las maderas desaparecidas
en las techumbres oteadas de las murallas de Curiel.
Palpando esos merlones en Vilafranca del Bierzo. 
 
Cuánta mágica, dulzura y vida encierras
mostrando tan sólo una parte de tu alma entera,
que para nosotros  era interminable,
magistralmente inmensa. Necesitaríamos
sobrevivirte siempre para intentar conocerte,
y descubriríamos el esfuerzo baldío.
¡Porque sólo en ti, - eterna Castilla -
se paralizaban los tránsitos de los hombres!

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Vicente Gómez Quiles.
Published on e-Stories.org on 20.07.2011.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Lembranças" (Poems)

Other works from Vicente Gómez Quiles

Did you like it?
Please have a look at:

PETRA - Vicente Gómez Quiles (Solidão)
Boules d´argent - Rainer Tiemann (Lembranças)
RENAISSANCE - Mani Junio (Geral)