Nadège Ango-Obiang

El Cuerno de la Elf



Desperté con la marea. Una vez más, en mi piel, tengo la sensación de la sombra de la humedad la pinza como millones de pequeñas ondas eléctricas. El aliento corto, yo mismo he planteado con los pies sienten que manos invisibles tomaron mis tobillos en algodón.
 
Recuerdo. Esta última ola que me más, deslizó me llevó casi bajo la nariz de esta mujer tan bien, sabía desde hace tanto tiempo. Ojo reducido por la dureza, las características de su cara me hizo temblar. Empujando a la puerta. La bruma del sueño no quiere dejar pasarme. En el estrecho pasillo, las paredes de mi apartamento parecían desconocidas. El ruido de la emoción de mi ventana llamó mi atención. Una agrupación, quería ver si había cambiado mi mundo. Detrás de las cortinas, es un viento de granizo, nervioso, apresuró algunos árboles presentes alrededor de mi residencia universitaria. Se escuchó un suspiro. Y en mi corazón, volvió la realidad de mi tormento. Barricada entre estos 18 m2, he intentado destruir lo que estaba. Mi cerebro no fue las Torres me jugando.
 
Era tan bella que quería unirse a ellos. Entonces, tomó prestado el barco con intenciones aún prohibidas. Mi madre me ha prohibido. Sacerdotisa vudú, me tenía juro que no lo prestado por el amor. Es tentador. Lille, el puerto de Dunkerque. ¿Cómo resistir la posibilidad, tenailler por sonidos complejos de los movimientos del mar, búsquelo? , Esta chica que había visto una sola vez. Rubias, luz ojos oscuros, presencia de Excel, incluso después de partido. Me a fumar enseñará. A no constituir fiel que este tabaco. Fuerza, mis especies están impregnadas, y mi ser es abandonado en manos de la brisa esta chica tomó con él. Obsesionado y curioso, pero mucho más curioso que guarida, quería saber, conocer el secreto de su alma. Frío, nervioso de este invierno me un cuerno desde que llegó la posibilidad de navegar entre las olas de mundos viento repentinamente mua, buscar lo que impidió que me olvide este desconocido Compré un enrutador. Me Philippe, me divertido y rîtes que fueron colgados mis hermanos y hermanas. Me raccrochais me al hecho de que era una verdadera Ch'ti. Sin embargo, navegó en el más profundo mar subterráneo cantos cualquier tipo de oración que había fijado en el tema de los hechos y los actos más tontos.
 
Tirado en mi cama, en blanco y nueva ropa limpia, he esperado ansiosamente mientras el enrutador testarudo continuó sus rondas idénticos. Recuerdo que una mano fuerte en mi garganta. Fue breve. Entrando como el efecto de la ira del trueno cuando nos sorprendió. El abismo de las olas, no he reconocido el azul del mar, la legendaria tranquilidad. Verdoso es disipado rápidamente porque en mi cabeza, risas me invadieron.
-Canta amor, pide el abandono; canta que la ilusión está reclamando un perfecto desconocido; Por favor, los Ángeles, te damos nuestra.
Esta mujer, voz grave y emocionada, cantó sin descanso. Y me sabía más donde estaba y lo que era. No tenía ninguna sensación en mi cuerpo. Y, muy pronto, apareció una mujer. Yo diría, apareció la cabeza de la mujer. Además de la espesa melena negra, larga y desordenada alrededor de él, fue la cara de mi madre. No era mi madre, más bien un subterfugio que confuso trastorno de seres normales.
-Niño, dijo a la mujer, un resto de sonrisa en los labios, una apariencia de afecto en la cara. ¿Buscando alguien? ¿Desea conocer su alma?
-Quiero conocerme. Dije con una impaciencia que apenas controlado.
Pero sólo me oí articular, no me sentía no habitado un cuerpo. Los ojos de la mujer mayor me intensamente. Un sonido de extracción me hizo miedo. Quería huir pero sabía cómo.
 
 
 
-Es me que tienen su enrutador, susurra mujeres en volar en una nube de onda oscura que explotó a mi alrededor. Soy yo quien llama, es el último de los elfos.
Me secouais la cabeza como para negar ser un elfo. Pero yo sabía que tan pronto como ella no podía mentir. ¿Mi hermana mayor culpa no nuestros padres diciendo que nos ocultar lo que estábamos ponemos en peligro? ¿Que estos rîtes básicas enseñó fueron sólo juegos que no estaban ayudando a nosotros?
-No están muertos le tranquiliza. Continuó la nube dispersa de ondas. Usted es el único que nunca ha hecho el viaje. Se de que instaló en el barco amor, y por fin tengo su cuerno.
Ella nuevamente rompió a reír.
¿-Hacer nunca se ha dicho, que lo que nos parece percibir, escuchar o tomar es parte de nosotros mismos? El cuerno protestaron y realmente llegó a mí todavía.
Hice no de lo que pensé que mi cabeza.
-Desea ver, pero a punto de ver. Hice llame, hija rubia sublime, aspecto atractivo. Lo ha hecho como yo.
-Por qué?
-Por qué? cejas t - lo.
Pero no había hablado. Estoy seguro de que incluso no pensé. Pero, ¿dónde estaba yo? Empecé a temblarme. Me frappais brazos y pies y todo lo que vio era nubes de ondas. Me había vuelto una suma de moléculas de agua. Comencé a gritar que deseen despertar. En mi cabeza supuesta, yo aquí esta chica en los ojos de la luz, esta dotación que vivió me. No me han enseñado que el ser humano del mar que puede deslizarse entre los hombres, tan cercano a usted y usted llegar como una mujer infinitamente deseable.
-I ' m here!, dijo voz sorprendentemente joven.
Antes el agua moléculas que eran ojos Agencia aparecieron la rubia chica, tan atractiva que me pareció bueno que mi cuerpo en algún lugar reaccionó. El sonido aterrador exagerado. Era un dolor terrible antes. Es el fuego que me devoró. Bajo el mar, en la más profunda de los miles de cuerpos de agua, nació un enorme incendio. El agua era el cielo y esta mujer y yo estábamos en una cámara de llamas.
-Canta el amor, ruge la mujer.
-No puedo. No dejaría.
-Canta amor! Estas palabras que han ensayado llegar tan lejos. Canta amor que por tu cuerno inunda mis canciones todos los océanos!
Su voz es radoucie y con ella las llamas.
-Me la dan te esta chica. Se vieillirais con él.
-Es tu alma!
-Tengo otras niñas. ¿Qué desconocido desea?
-Let me go!
-Sus hermanas llegan!
-No…
-No se puede volver sin su barco. Su madre le dijo que es impotente en el amor de cara porque el amor de los flujos es bajo mi mando. Suya tienen miedo de mí. Han traicionado. Lo dominerais es que siempre en la caja fuerte. Si un sonido es doloroso, aliento lanzado por su muerte será más beneficioso.
Una cara de fuego se impone en todos sus proporciones contra las minas.
-¿Desea que partes contra su hermana y otros después?
-Señor!
-Estoy aquí.
-Quería saber de su alma.
-Estoy aquí. Y sería siempre con usted. ¿Mar quiere venir, que desea que usted, el niño sin orejas?
Me sentí perdido. La nube de agua cerrado. Fuego y agua parecen estar en armonía. Mis gritos crecieron como sus llamas convertido en púrpuras. Tierra me faltó, sueño había perdido me. ¿No era mejor morir? Nació una gran sonrisa en la cara de este simulacro de madre en mi cabeza comenzó a desplazarse a través de las canciones de amor que sabía. Las llamas en mis entrañas. Y esta madre se estableció en mi Bordón entrañas, Gruñón, a continuación, gritando su satisfacción.
 
Granizo en mi ventana, golpeó más fuerte. A través del vidrio me di cuenta de mi reflexión, mis ojos gris tenían un tono que quería cerrar el cielo y no en las profundidades del mar. En un instante muy fugaz, apareció la cabeza de la madre. Recordé que era en mí. A los pies de mi cama colgaba mariscos y todo tipo de desechos de mariscos que tenía que mantener. Cada día, sobre los sueños en mis noches, imponen su voluntad, sus intenciones. Opuesto a la mía, esclavo de los comandantes de las profundidades del mar Inferno, estaba condenado a padecer esta existencia.
 
Había intentado destruirme y he conseguido. 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Nadège Ango-Obiang.
Published on e-Stories.org on 11.05.2011.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Ficção científica" (Short Stories)

Other works from Nadège Ango-Obiang

Did you like it?
Please have a look at:

La pasarela prohibida - Nadège Ango-Obiang (Contos)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Ficção científica)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Vida)