Pedro Merino Soto

Mi primer amor

Ese día estaba paseando por la playa, camine hasta llegar a la desembocadura del río Borosa que desemboca allí cerca, estuve un rato contemplando la costa y el romper de las olas sobre las rocas, al volver andando por la orilla fue cuando lo vi, era tan guapo estaba echado en la hamaca tenía el pelo corto moreno, no llevaba ningún peinado de esos raros con los pelos de punta el flequillo le llegaba hasta las cejas, los ojos los tenía oscuros, una expresión infantil pero al mismo tiempo denotaba madurez, el color de la piel era blanco, no como otros jóvenes que de tanto ponerse al sol resultaba artificial lo morenos que estaban, llevaba puesto un bañador de color negro que le llegaba hasta las rodillas, el cuerpo lo tenía descubierto dejando ver lo rellenito que estaba sin estaba demasiado musculoso, tenía unos pectorales un poco desarrollados que me hicieron pensar que acudía regularmente a un gimnasio y unas piernas bastante desarrolladas como si practicara algún deporte, aparentaba unos quince años lo que más me llamo la atención fue que transmitía buenas vibraciones, creo que el noto que me había gustado mi primera reacción fue la de mirar hacía el mar y darle la espalda, estaba confusa no sabía si dirigirme a el es tan guapo, no podía perder la oportunidad de conocerlo así que decidí decirle si quería salir conmigo al darme la vuelta el me estaba mirando, me acerque a el.

- Hola. –el se levanto poniéndose de pie-

- Hola, -dijo sonriendo-

- Hola, ¿tu eres de Ares?

- No, yo estoy aquí pasando las vacaciones con mis padres y mi hermano.

- Yo también estoy pasando las vacaciones aquí en el pueblo y había pensado que tú eras de aquí y me podrías enseñar el pueblo.

- No soy de aquí pero si quieres podemos salir a dar un paseo.

- Te parece bien que quedemos a las cinco en la playa para irnos conociendo.

- Por mi encantado.

- Bien yo te esperare en el paso marítimo junto a la fuente ¿De acuerdo?

- de acuerdo

- Allí nos vemos, adiós.

Me llamo la atención lo decido que era antes de que yo lo invitase a salir el ya me había invitado a salir a mi.

Yo era una joven de dieciocho años morena con el pelo rizado hasta los hombros, la piel cara un culo respingon desafiando la ley de la gravedad y nos muslos gruesos pero no exceso lo que hacía que los pantalones vaqueros me quedaran de maravilla. Y unos pechos ni muy grandes ni muy pequeños proporcionales con respecto al culo apuntado hacía el frente.

Por la tarde no llegue puntual a la playa para dar la impresión de que no me importaba demasiado, llegue al paseo marítimo al lugar convenido el ya estaba esperando llevaba puesto un bañador rosa de flores que le llegaba hasta la mitad del muslo dejando ver sus musculosas piernas y una camiseta blanca. Lo que más me impactaba de el era sus carra era muy guapo, me impacto de lleno su belleza. Yo llevaba puesto un bikini y una camiseta de tirantes para que se me viera el escote y provocarlo un poco.

- Hola, -dándole dos besos-  ¿llevas mucho tiempo esperando?  

- Cinco minutos.

Nos desplazamos hasta la playa colocamos la sombrilla, estiramos las toallas, yo me senté en la toalla y me unte crema solar por todo el cuerpo lentamente para darle envidia cosa que estaba haciendo efecto porque me miraba con cara de lujuria, después le dije que me untara crema por la espalda, lo hizo como si fuera un autentico experto dando masajes me gusto la sensación de sus manos suaves acariciando mi piel. Nos dimos un baño, estuvimos jugando con las colchoneta con las olas fue divertido, luego agarrados a la colchoneta mientras las olas masajeaban nuestros cuerpos estuvimos hablando. Al salir del agua después de secarnos nos tumbamos en las toallas y estuvimos conversando el me contaba cosas de su vida en su pueblo llamado Laguna de Duero me contaba que un gran bosque de pinos alrededor del pueblo por donde solía pasear en bicicleta con sus amigos y después se bañaban en una laguna que hay cerca de su pueblo de hay el nombre y por las noches subían a un monte a contemplar las estrellas, yo le contaba cosas de lo que hacía en mi ciudad. Después estuvimos jugando al tenis y nos dimos otro baño, después de secarnos decidimos que ese día quedaríamos a las ocho para dar un paseo esa tarde no sabía que ponerme para impresionarlo decidí ponerme unos pantalones vaqueros y una camiseta de tirantes para no estar excesivamente provocadora como me puede imaginar el ya me estaba esperando llevaba puesto un pantalón corto de color negro una camiseta blanca y una camisa blanca con las mangas remangadas y zapatillas de deporte negras, el color blando resaltaba su belleza, fuimos  al parque de atracciones donde nos montamos en varias atracciones como la montaña rusa mientras estábamos montados el me cogía de la mano yo pensaba que atrevido, después fuimos a una heladería, el era muy ameno hablando me contaba un monto de cosas yo aprendía bastante de el. Luego estuvimos en los recreativos jugando al billar. Llegamos a su casa y nos despedimos hasta el día siguiente, yo pensaba que me iba a besar en la boca  pero me dios dos besos uno por mejilla dejándome con la miel en los labios me hubiera gustado sentir sus labios grueso y sonrosados sobre mi los míos. Esa noche me desperté varías veces y lo primero que venía a la mente era la imagen de Jaime es tan guapo, tan simpático, tan educado, tan maduro para su edad el joven que cualquier madre podría soñar para su hija y con el que cualquier adolescente se volvería loca.

Al día siguiente habíamos quedado en vernos a las cinco en el paseo marítimo para pasar un rato en la playa. Ese día el llevaba puesto un bañador de flores color azul y una camiseta de  color beige que no resaltaba tanto su belleza pero aun así seguía estando guapísimo, yo llevaba un bikini y un pareo para estar provocativa cubriendo únicamente mi cuerpo por la parte de arriba del bikini. Nos bañamos en el mar y después dimos un paseo por la orilla hasta la desembocadura del río borosa donde había un camino hecho de rocas desde el que se divisaba la playa nos sentamos a contemplar la costa y como rompían las olas robre las rocas cayéndonos gotas de agua, observar el atardecer al lado de Jaime hacía que todo pareciera más bonito el se coloco de pie en la ultima piedra del camino gritando soy el rey del mundo como el protagonista de la película Titanic volvimos corriendo y jugueteando entre las olas hasta donde estábamos, nos tumbamos a tomar el sol yo no podía dejar de admirarlo cuanto más lo admiraba más me gustaba  Recogimos y quedamos para salir a las ocho de la tarde, me puse algo más provocativa a ver si se animaba a decirme algo, una minifalda y una camiseta de tirantes, el llevaba un pantalón blanco corto y una camiseta naranja me gustaba lo conjuntado que iba siempre dimos un paseo al lado del río desde que entra en el pueblo hasta que desemboca en el mar, durante el paseo nos acompaño mi perro Kron, a Jaime le encanto y jugaba mucho con el perro pronto se hizo amigo de Kron lo que demostraba que era buena persona cuando alguien era mala persona Kron solía asustarse. Después nos sentamos  en una heladería desde la que se podía admirar las vistas de la playa. Jaime me cogía de la mano mientras hablábamos mi me gustaba sentir su mano junto a la mía, en la posición en la que estábamos sentados a propósito el podía observar mis piernas para que se animara a decirme algo. Después estuvimos en el parque de atracciones y me acompaño a mi casa por segunda vez me quede con las ganas de que me diera un beso en la boca, me dio dos besos se despidió y se fue

Al día siguiente también estuvimos en la playa el llevaba la vestimenta del primer día de playa cada día sentía más la necesidad de estar con el, me sentía tan feliz cuando estaba con el, aunque ya me iba acostumbrando seguía impresionándome su belleza, yo llevaba puesto bikini y una camiseta, ese día alquilamos unos kayak y navegamos por el mar paralelos a la playa fue muy divertido, después jugamos al tenis en la playa después estuvimos hablando mientras tomábamos el sol. Como ese día era viernes y abrían los Pub quedamos un poco más tare, a las nueve esa tarde estaba un poco menos excitada que las anteriores pero con la misma ilusión de estar con el. Me puse un pantalón vaquero corto que dejaba ver mis largas piernas y una camisa de color rosa, ese día el estaba más guapo que nunca llevaba un pantalón corto de color negro una camiseta blanca y una camisa gris. Habíamos quedado en dar un paseo hasta el castillo subimos por la montaña por el camino que conduce al castillo, era todavía de día, pudimos contemplar las vistas de la playa mientras paseábamos, cuando llegamos al castillo ya era de noche se podía contemplar las vistas de la costa iluminada, se veían varios pueblos y las vistas de la montaña donde se contemplaban varios pueblos del interior y los campos que rodeaban al pueblo después de contemplar durante un rato las vistas entramos en la ermita que hay junto al castillo y luego dimos un paseo alrededor del castillo, regresamos por el camino va desde el castillo hasta la parte antigua del pueblo para ver la torre de vigía  El camino se dividía hasta llegar a la torre de vigía esta estaba iluminada, era bonita, Jaime dijo que nos sentáramos en el banco que había en el camino hasta la torre de vigía  yo acepte y nos sentamos.

- Lucia puedo decirte una cosa –parecía un poco nervioso- .

- Si, claro.

- Tu siempre has sido muy simpática y muy agradable conmigo.-me dio un vuelco el corazón por fin se me estaba declarando- yo pienso que tu eres una joven muy simpática y muy agradable, yo quería agradecerte que tu hayas sido tan simpática y tan agradable durante estos días, para mi es un placer estar con una joven tan simpática y tan agradable como tu.

- Me alegro mucho de que te guste estar conmigo.

- ¿A que no sabes que es lo que más me gusta de ti?

- Noo, el que.

- Lo que más me gusta de ti, es que tienes muchas cualidades.

- ¿Qué cualidades tengo?

- Eres simpática, agradable, inteligente, educada, con una gran sensibilidad para saber como agradar a los demás, atractiva. ¿Sabes’ todas esas cualidades te convierten en una persona maravillosa.

La sensación de saber que le gustaba y que encontraba en mi tantas virtudes era tan placentera que no se puede describir.

- ¿Hay una canción que cuando la escucho me recuerda a ti? ¿Quieres que te la cante?

- Si.

Cogiendo me de la mano me canto la canción era de amor fue tan bonito. Esa noche descubrí lo romántico que era Jaime, me dijo lo que cualquier joven le gustaría que le dijeran. No sabía que decir.

- No se que decir.

- No hace falta que digas nada, solo con admirar tu belleza ya es un placer.

Me copio de la mamo haciendo que me incorporara, cuando estábamos de pie cogiendo me de la cintura me beso en la boca –en la los labios tenemos mucha terminaciones nerviosas por eso cuando dos personas se besan en la baca produce tanto placer- sentía el mismo placer que las veces anteriores pero esta vez era algo esencial, notaba como su lengua recorría mis dientes y como exploraba mi boca mientras yo le acariciaba la cabeza. Después de un rato continuamos el paseo hasta el pueblo. Cuando llegamos ya estaban abiertos los pubs y discotecas.

- ¿Quieres que entremos en una de las discotecas? – dijo Jaime.

- Si, claro venga vamos.

Entramos en una que hay cercas de mi casa, estuvimos bailando durante un largo rato no esperaba que Jaime bailara muy bien como se movía, después estuvimos jugando a los dardos, por poco pero le gane, después seguimos bailando me volvió a dejar impresionada, de allí nos fuimos a la playa  a contemplar las estrellas, nos tumbamos en la arena y miramos el firmamento cogidos de la mano, a continuación el se coloco de lado junto a mi y apoyando su cuerpo sobre el mío me beso en la boca mientras yo le acariciaba la cara, el apoyo una de sus piernas sobre las mías impidiendo que me moviera, pero no me importaba yo quería estar siempre así  llegamos a mi casa se despidió dándome un ligero beso sobre los labios hasta el día siguiente  Jaime no dejaba de impresionarme hoy había descubierto que era romántico y que bailaba muy bien.

Al día siguiente volvimos a estar en la playa, por la tarde después de dar un paseo fuimos a un pubs donde estuvimos jugando al billar y después a una discoteca donde estuvimos bailando y finalmente fuimos a la playa a contemplar las estrellas, sentados los dos en la playa me dijo.

- ¿Sabes lo que pienso?

- No, ¿el que?, yo intuía que iba a decirme algo bonito, por lo que me alegre mucho.

- Yo pienso que existen dos tipos de belleza una externa que seria el aspecto físico y una interna que seria la personalidad, es decir, las cualidades de la persona, tu tienes una gran belleza externa porque eres muy guagua y atractiva, pero también tienes una gran belleza interna porque tienes muchas cualidades, mucha gente solo se fija en la belleza externa pero hay personas como yo que también se fijan en la belleza interna por eso he descubierto que tienes muchas cualidades y por eso me gustas tanto, la belleza interna es más importante que la externa.

Me dio un vuelco el corazón de la emoción, no solo era guapo era tan romántico y me decía aquellas cosas.

Me volvió a besar lo mismo que la noche anterior apoyando su cuerpo sobre el mío me beso en la boca mientras yo le acariciaba la cara, el apoyo una de sus piernas sobre las mías, después dijo, ¿Quieres que hagamos el amor? Tengo un condón.

Yo me quede impresionada no sabía que decir, le dije que lo tendría que pensar que al día siguiente le contestaría. El se cabreo enormemente, diciendo que no había nada que pensar, que tenía que hacer lo el dijera.

- Me piílla de sorpresa, si tienes paciencia todo saldrá bien. Fuimos hasta su casa y nos despedimos.

Otro día más estuvimos en la playa jugamos al tenis, nos bañamos hete. Por la tarde dimos un paseo hasta el faro que hay cerca del pueblo para ver la puesta del sol, después estuvimos en el parque de atracciones, luego fuimos a la playa, el me pregunto.

- ¿Vamos hacer el amor?

Los sentados en la arena con las piernas cruzadas el uno frente al otro, le dije.

- Tu me gustas mucho porque eres un joven muy guapo y atractivo y ahora tu me gustas más porque he descubierto que eres muy romántico, divertido, simpático, educado, trasmites mucho amor… por eso es un placer para mi estar contigo. Te voy a contar una historia. En la época del rey Arturo uno de sus soldados un día salio de caza y se adentro en el bosque cazando y avanzo tanto dentro del bosque que no se dio cuenta que había salido de los limites del reino a donde pertenecía y había pasado al reino de al de al lado  siguió avanzando por el bosque mienras cazaba, unos soldados lo descubrieron cazando y lo apresaron y el rey le condeno a pena de muerte, este le suplico clemencia, que haría todo lo posible para reparar el daño. Entonces el rey le propuso un enigma si sabes resolverlo eres libre, si no sabes resolverlo te condenare a muerte. El no sabía la solución del enigma así que pregunto a sus amigos y a grandes sabios pero no sabían la solución del enigma, un día pregunto a un hombre mayor, y este le dijo la única persona capaz de resolver el enigma es una bruja que se caracteriza por el alto precio que pide por ayudar a la gente. Fue a ver a la bruja y esta le dijo que si sabía la solución del enigma, pero que tendría que convencer a su amigo Williams para que se casara con el si quería saber la solución. Este se puso muy triste pensando que su amigo no querría casarse con un bruja vieja y fea y lo condenarían a muerte entonces fue a hablar con su amigo y este dijo que estaría dispuesto a casarse con la bruja vieja y fea para que le diera la solución del enigma y se pudiera salvar. El día de la noche de bodas la bruja le dijo a su marido como has sido bueno conmigo aceptando casarte con una bruja vieja y fea y me has tratado con cariño te voy hacer un regalo. Si tu quieres seré joven y guapa durante el día y por la noche seré vieja y fea, para que tu puedas decir a tus amigos que tienes un esposa joven y guapa o si tu quieres durante el día seré vieja y fea y por la noche seré joven y guapa para que puedas disfrutar de una mujer joven y guapa.

- ¿Qué crees que respondió?

- A mi me gustaría que fuera joven y guapa por la noche para disfrutar de ella.   

- Williams respondió puesto que se trata de tu vida eres tu la que debe elegir si quieres ser guapa durante el día o durante la noche.

- ¿Qué crees que respondió la bruja?

- No se, supongo que será joven durante el día.

- La bruja respondió, puesto que has dejado que sea dueña de mi vida y que pueda elegir libremente, te haré otro regalo a partir de ahora seré siempre joven y guapa.

- Ves hay que dejar que la gente elija libremente lo que quiere hacer y no obligarles a hacer algo que no quieren hacer, lo mismo que no hay que dejar que los demás nos obliguen a  hacer algo que no queremos hacer.

- Entonces, no vamos ha hacer el amor.

- No, pero no te preocupes tu tienes muchas cualidades, habrá muchas mujeres que descubrirán tus cualidades  y querrán estar contigo y un día tu te enamorara de una de esas mujeres y ella se enamorara de ti y haréis el amor, solo tienes que esperar todo llega y serás muy feliz. Tu me diste una gran lección, la belleza no solo esta por fuera también esta por dentro, lo más importante de la persona es la  belleza interna y yo ahora te he dado otra lección, hay que dejar que la gente sea dueña de su vida y no obligarla a hacer algo que no quieren hacer y no dejar que te obliguen a hacer algo que no quieres hacer. Ese es el verdadero amor dar sin esperar nada a cambio.

Después de contemplar las estrellas cogidos de la mano, nos dimos un beso y nos fuimos a nuestras casas.

Al día siguiente también estuvimos en la playa volvimos a la desembocadura para contemplar el paisaje de la Costa nos bañamos, jugamos, cuanto más tiempo pasaba con el mejor lo pasaba. Por la tarde habíamos quedado para subir al castillo y contemplar las vistas, no sabia que ponerme, así que estuve una hora delante del espejo hasta que decidid que ponerme, subimos al castillo por el camino ya estaba anocheciendo, las luces del pueblo ya estaban encendidas pero era todavía de día las vistas, eran muy bonitas llegamos al castillo contemplamos las vistas y luego bajamos por el camino que va desde el castillo a la parte antigua del pueblo, pasamos por el Toreno de vigía , Jaime dijo ¿quieres que nos sentemos? Tengo algo que decirte. Sentándonos en un banco.

- Cierra los ojos.

Cerré los ojos y cuando los abrí había ante mí un capullo rosa roja.

- Esto es lo más parecido a tu belleza que he podido encontrar, tu ahora eres así de preciosa, pero algún día llegaras a ser así de preciosa, enseñándome una rosa roja  abierta, tu belleza ira aumentando hasta alcanzar su punto más álgido, llegaras a ser así de preciosa entregándome la rosa, tengo algo más, esas dos rosas mañana al amanecer se marchitaran, esta rosa es artificial te durara toda la vida, cuando la veas te acordaras lo preciosa que eres. Tú me has dado una gran enseñanza y eso nunca lo olvidare.

- No se que decir es tan bonito todo lo que dices.

- No hace falta que digas nada con admirar tu belleza es suficiente.

Después estuvimos en el parque de atracciones después yo le propuse ir a la playa para observar las estrellas  Esta vez fui yo la que lo bese a el al mismo tiempo que acariciaba su cuerpo por encima de la camisa y admirando su belleza le dije como has sido bueno y has comprendido la enseñanza que te he dado, puedes besarme todo lo que quieras, cogiendo me por los hombros  después de admirarme dijo tu haces que estas vacaciones merezcan la pena y me beso en la boca a continuación yo desabroche mi camisa ç.

- El sujetador se abre por delante si quieres puedes abrirlo y acariciar mis pechos.

Desabrochándolo suavemente lo aparto para poder admirar mis pechos y acareándolos como un experto como si llevara toda la vida haciéndolo, yo sentía un placer enorme cuando sus manos tan suaves acariciaban mis pechos y acariciaba mis pezones con la punta de la lengua me estremecían de gusto pero lo que más placer me daba era saber que lo estaba haciendo feliz.  No quería que el tiempo pasara quería estar siempre junto a el. Regresamos a nuestras casas y nos despedimos.

Llego el momento de la despedida  Jaime termino las vacaciones, ese día por la mañana me acerque hasta su casa para despedirme, esa sería la ultima vez que volvería a verlo, le regale un colgante para que tuviera algo mío, yo ya tenía un regalo de el, le regale un colgante un ojo de horus que protege a quien lo lleva.

No podía imaginar que la primera vez que me enamorase fuera tan bonito. A Jaime no lo volvería a ver más solo tendría contacto con el por correspondencia.

 

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Pedro Merino Soto.
Published on e-Stories.org on 14.10.2010.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Amor e Romance" (Short Stories)

Other works from Pedro Merino Soto

Did you like it?
Please have a look at:

La virgen - Pedro Merino Soto (Amor e Romance)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humor)