Maria Teresa Aláez García

Ahío

 

 

Unas historias se escriben para arrancar algo del interior: un aspecto, una idea, un recuerdo que el escritor desea expresar, bajo su punto de vista.
Pueden ser originales... O no... Mas. el hecho de transformar ese factor y la conservación del resultado requieren su espacio y su tiempo.

Otras reflejan una realidad o irrealidad determinada. O indeterminada.

Algunos escritos son pura poesía. Una manera de enfocar ese deseo del trabajo y estudio, con la rima, tan difí­cil, tan imposible. La poesí­a no es, simplemente, tirar versos y versículos. El lanzamiento de estrofas así como así. El poema contiene, en su estructura interna, gran cantidad de entramados que han de aprenderse con la práctica. Cuando se adecúan al poeta- y el poeta a ellos- consiguen un reflejo metafórico de la vida. El resultado es maravilloso.

Pero hay historias que son deudas. Con la sociedad, con la familia, con el tiempo... Necesitan ser redactadas porque fueron vividas.

Como tengo cinco o seis deudas de este tipo, creo que ha llegado el instante pagar dichos débitos.

Empezando por las más importantes: las deudas con emociones.

Éstas no han de ser, obligatoriamente, algo insoportable o insufrible. Hay deudas de amor que se pagan con sumo placer. Precisamente, la que ahora nos ocupa, tiene este tipo de impronta.

Además de un bonito nombre, determinado por una llamada:

AHÍO.

Vayamos, pues, al inicio. 

Ferrol, 1936.

En la calle Concepción Arenal. Ahí estaba la casa. En el segundo piso. Una escalera de caracol. En la pared, azulejos oscuros. El suelo de madera o de "parquet" como dirían ahora. Un matrimonio, con dos hijos y una hija.

La casa servía como vivienda y taller. De lugar para trabajo del dueño de la misma. La abuela materna iba, de cuando en cuando, a echar una mano para tener a los nietos.

Porque ella no podí­a moverse. Solamente orientaba la cabeza. Su cuerpo entero estaba inmóvil.

No se sabe cuál fue la razón.

 

Mayte Aláez. Pernelle.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 24.10.2009.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Cotidiano" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Comentarios dejados en blogs, fotoblogs, foros... - Maria Teresa Aláez García (Vida)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Vida)