Edgardo Arevalo

El Mito del Verdadero Amor

Una noche especial en la vispera del aniversario 18 de el nacimiento de una chica incomprendida la cual toda su vida sin saberlo esperó a alguien a quien nunca habia conocido pero sabia que existia, su mirada triste se ocultaba tras sus lentes de contactos mas oscuros que esa noche, en la cima de la colina ella observaba la estrella mas brillante la cual brilla mas cada año desde el dia que nacio y la cual toda su vida observo con esperanza y anhelo, su maquillaje negro ocultaba la hermosa sonrisa que se reservaba para esa persona que ella sabia que estaba en algun lugar, a pesar de lo que aparentaba esperaba con todo su corazon el momento de ese encuentro especial, al pasar las horas regresa a su hogar pensando si algun dia conoceria a esa persona especial a la cual tanto habia esperado, al dia siguiente regro a esa colina como cada noche para su sorpresa al buscar dicha estrella no la pudo ver, lo cual era extraño ya que era la mas brillante del firmamento capaz de opacar la luz de la luna llena, por largo tiempo siguio buscando por todo el cielo sin poder encontrarla, resignada a perder esa luz de esperanza que vio toda su vida inclino su cabeza y con un suspiro sintio que su vida se iba, justo en ese momento sintio una presencia, una sensacion muy extraña pero a la vez familiar recorrio todo su cuerpo, vio hacia un lado y vio a un tipo sentado junto a ella, se puso en pie asustada pero no grito pues al verlo a los ojos vio algo tan familiar y un brillo especial el cual le recordo a su estrella perdida, con una voz un tanto profunda pero llena de fuerza le dijo “ mi nomre es Edward, ¿tu como te llamas?” mientras sonrie ella con nerviosismo le responde “mi nombre es Tiffany” ella sonrie como si hubiera encontrado algo ve en su mirada algo que siempre busco, respira profundo y le pregunta “disculpa pero me pareces familiar, ¿te he visto en algun lado? aunque supongo que no te he visto antes porque te recordaria” , el solo respira profundo y con una sonrisa casi nula le responde “supongo que nos conoc! imos en otra vida pues tu rostro me resulta familiar aunque con esos lentes de contacto me es dificil tratar de ver mas halla de lo que tengo frente a mi” una sensacion aun mas extraña recorrio todo su cuerpo, como era posible que esa persona que apenas conocio hace unos minutos supiera que usaba lentes de contacto, acaso eran tan obvios, eso no era posible dado que incluso las personas que la conocian de años nisiquiera sabian que ella los usaba, tiffany no puede dejar de ver a edward pensando que el tiene algo demasiado familiar, a pesar de parecer unos cuantos años mayor que ella y estar en un lugar solo a mitad de la noche no le inspiraba desconfianza asi que decidio quedarse, con un poco de nerviosismo pregunta “ ¿eres de por aqui?” el la mira directo a los ojos, una vez mas siente como su mirada perfora su alma pero escucha atentamente cuando el dice “acabo de llegar hace un par de horas, 6:15 P.m. Para ser exacto” otra vez esa sensacion recorre su cuerpo, como es posible que la hora que el acababa de decir coincidia exactamente con la hora de su nacimiento, es como si el fuera esa persona a la que ella habia esperado por tanto tiempo sin saberlo, a la vez todo eso la asustaba pero no se atrevia a irse porque la situacion a pesar de ser incomoda ella sentia que podia llevarle a algo que ella siempre deseo y espero,.


Despues de un rato de un silencio aunque no incomodo un poco intrigante Edward pregunta “¿estas aqui para ver la estrella?” ella se puso palida de la impresion, como era posible que el supiera que ella buscaba la estrella, penso que solo era una coincidencia, bueno era una noche despejada y en ese lugar a esa hora que mas podria ver , ella respondo “si esa estrella es especial para mi, mis padres dicen que cada año desde que naci se pone mas brillante, pero algo raro paso, hoy ya no la encuentro” Edward la vio fijamente y le pregunta “¿conoces la historia de esa estrella?” ella asombrada piensa, como es posible que la estrella que tanto ha observado tenga uno historia que ella nisiquiera conocia, acabo era verdad o solo trataba de llegar a algo inesperado, talvez tener una conversacion, seducirla o quiza hacerle daño, pero noto que la forma en que el la miraba, era la misma forma en que ella miraba la estrella asi que no podia tener malas intenciones ya que esa forma de mirar estaba llena de esperanza y anhelo, con una sonrisa ella responde “me encantaria conocerla, toda mi vida he observado esa estrella sin saber que existia una historia, ¿me la contarias?”, Edward asienta con su cabeza y la mira fijamente y empieza a narrarle la historia.

-hace unos dos mil años existio una mujer hermosa, su cabello mas dorado que el oro y sus ojos mas azules que el cielo, se decia que hasta los dioses admiraban su belleza, muchos hombres la pretendian, pero ella no aceptaba a nadie , pues ella esperaba al indicado, siendo hija de un noble las exigencias de su padre eran enormes, pero a ella no le importaba lo material, su belleza solo era comparable con su pureza de alma y corazon, un dia un campesino llego a su casa a pedir trabajo en los establos de su propiedad, era joven e inexperto pero aun asi su padre vio que era alguien de fiar, y le dio el trabajo, un dia como cualquier otro esa bella mujer se acerca a los establos pues queria aprender a montar, el la mira admirado pues nunca antes habia visto semejante belleza, nisiquiera en sus sueños, ella pregunta su nombre y el responde timido aun impactado por su belleza “Edwa .. edw .. Edward” , ella rie sutilmente y responde “es un placer Edward mi nombre es Tiffany” - Tiffany piensa “¿porque usa nuestros nombres!?, pero no interrumpe y lo deja proseguir- ella le pide que le enseñe a montar a caballo pues siempre le habian facinado esos animales, el pregunta si su padre sabe de eso ya que no le gustarina represarias si el se enterara que ha hecho algo de lo cual no estaba autorizado, ella le dice que no se preocupe ya que si su padre no se entera no tiene nada de que preocuparse ya que ella no diria nada, al no poderse resistir a su bella, a su voz ni a esa increible mirada acepta, cada dia por las tardes ella llegaba para aprender a montar, el contacto fisico fue inevitable dado que al ayudarla a subir al caballo el sostenia su cintura con firmeza pero de una manera afectiva a lo cual ella acariciaba sus manos aunque asperas por el trabajo a ella le daban una sensacion de seguridad porque eran unas manos fuertes, cada dia el contacto visual era mayor y el no podia evitar sonreir al verla y al admirar esa linda sonrisa con esos dientes blancos como perlas y esos labios rojos como un ruby, un dia dia de! esos mi entras el la ayudaba a subir al caballo escuchan una voz muy profunda y llena de autoridad “¿Que es lo que sucede aqui!?” era el padre de Tiffany, lleno de furia exige una explicacion, Edward intenta culparse a si mismo diciendo que todo fue su idea y que penso que el no se molestaria por eso ya que era algo sin importancia, pero Tiffany lo interrumpio diciendole a su padre que todo fue su idea que ella le mintio a Edward diciendole que era todo con su concentimiento, conmosionado por que sabia que ambos le mentian se llevo a su hija sin decir una palabra y amenazo a Edward que si se acercaba a ella otra vez, no solo lo hecheria a la calle si no que tambien lo mandaria a encarcelar, con resignacion dia a dia siguio con sus labores en el establo, pero a cada momento se daba cuenta que sin quererlo se habia enamorado de esa bella mujer, no podia sacarse de su cabeza la imagen de la bellisima sonrisa que le habia regalado cada tarde ni el sonido de esa hermosa voz que ni los cantos de las aves se le podian igualar, ella se limitaba a verlo desde su ventana, esperando el dia que pudieran estar juntos, ya que ella se enamoro de el desde el primer momento que lo vio pero sabia que su padre jamas aceptaria una relacion entre ella su unica hija y un campesino, un dia con una de las encargadas de limpieza tiffany logro enviarle cartas, a las cuales el no podia responder ya que el nisiquiera podia leer, la misma empleada se las leia y el le daba respuestas que ella pasaba a papel para entregarselas , la empleada conmovida por ese amor le enseño a leer y a escribir para que pudiera escribir sus propias cartas y leer en privacidad las de su amada, luego de varios meses de cartas ya escribia cartas por si mismo y leia las de su amada sin ayuda , despues de un tiempo la ultima carta que ella escribio decia

-Mi amado Edward, Te escribo esta carta porque no se de que otra manera puedo comunicarme con tigo, me siento atrapada en una carcel cada segundo que no estoy contigo, aunque nunca te lo dije me enamore de ti desde que te vi, y se que tu tambien de mi, lo note en tu mirada, es una mirada pura y llena de sinceridad, muy diferente a la de los hombres que me prentenden, si estoy en lo correcto y me amas tanto como yo a ti, te esperare en la fuente del jardin trasero, quiero que nos fuguemos juntos, mi padre nunca aceptara una relacion entre nosotros, pero me he dado cuenta de que no puedo vivir sin ti, y prefiero una vida de campesina contigo que una vida llena de lujos sin ti, si estas dispuesto a hacerlo te espero al atardecer

tu amada Tiffany.

Sin falta llego a la cita en el lugar estipulado, pasaron varias horas y ella no aparecia, un extraño sentimiemto lo invadio sabia que algo andaba mal, la empleada llego corriendo con la noticia que Tiffany estaba postrada en cama enferma, Edward corrio rapidamente hacia la casa, ahi estaba su padre junto a la cama, con un medico, Edward pregunto que pasaba, el le dijo que ella estaba enferma de una rara enfermedad, no le importo su decreto anterior de no acercarse a ella dado que ella estaba inconciente y muriendo, Edward se acerco a la cama, con lagrimas saliendo de su rostro le juro que haria lo que fuera para que ella despertara y pudieran estar juntos, el doctor interrumpio diciendo que habia una cura para esa rarisima enfermedad, pero era algo virtualmente imposible de conseguir ya que era la raiz de una planta que solo crecia en medio del desierto, y que imposible de conseguir ya que cualquiera moriria en ese viaje, Edward sin pensarlo les juro que volveria con esa cura ya que estaba dispuesto a dar su vida por la mujer que amaba, el padre de Tiffany le dijo que si lograba salvarle la vida le consediria la mano de su hija ya que lo habia asombrado el sacrificio que estaba dispuesto a hacer, se dio cuenta que si alguien merecia a su hija era el, muchos hombres habian puesto a su disposicion sus riquezas pero solo el habia ofrecido su vida por su hija y eso era lo mas valioso que un hombre puede ofrecer por amor.

Todo estaba decidio, su viaje empezo, el padre de Tiffany le dio un caballo y provisiones el escogio el hermoso caballo blanco que ella usaba en sus tardes cuando pasaban juntos, sintio que eso le daria mas fuerzas y mantendria en su mente y en su corazon el recuerdo de su amada, pasaron los dias, en el desierto, las proviciones empezaron a escasear y el caballo simplemente no resistio aun cuando el dormia de dia y viajaba de noche para poder resistir el traicionero desierto y sus temperaturas, pasaron varias semanas pero el no se daba por vencido pues la vida de su amada era por lo que el luchaba, ya llevaba 5 dias sin comer y 2 dias sin agua, a punto de desfallecer cuando a lo lejos a la luz de la luna vio un brillo en la tierra, el cual pudo distinguir , era un oasis, penso que era un espejismo pero aun asi siguio ya que sentia como la vida se le iba y a ese punto o perdia su vida o perdia su amor, saco fuerzas de su corazon y de lo que sentia, y logro llegar a ese oasis, bebio el agua mas limpia y pura que habia bebido en su vida, ahi mismo encontro la planta que el doctor le habia mensionado, ahora el problema era que no podria lograr el viaje de regreso ya que aunque podria llevar suficiente agua, no tenia la comida suficiente para sobrevivir las 3 semanas de viaje de regreso, y no tenia el caballo, lo cual haria el viaje mas dificil incluso imposible, esa nocho decidio dormir para pensar que haria por la mañana, al despertar vio un comerciante que viajaba hacia tierras lejanas el cual llevaba 3 camellos a los cuales estaba alimentando y dandoles de beber, una luz de esperanza ilumino su vida, Edward llevaba con sigo todo lo que habia ganado los meses que trabajo en el establo, todo eso lo junto para cuando algun dia estuviera junto a su amada, le conto su historia a el comerciante, el le dijo que su historia lo habia conmovido , que el dinero que poseia no era suficiente pero dada la situacion como cortesia le daria un camello y probisiones por la cantidad que el portaba, asi Edward empredio su v! iaje de regreso, pasaron 2 semanas y media, ya con su camello y las provisiones necesarias logro llegar de regreso, para su sorpresa su amada habia muerto un dia antes, las lagrimas inundaron sus ojos, empezo a maldecirse a si mismo por no haber sido lo suficientemente bueno para completar la travesia en el tiempo necesario, el padre de Tiffany estaba tambien inconsolable, y lo culpaba por no llegar a tiempo, tambien se culpaba a si mismo por no haber hecho el viaje por si mismo, Edward no pudo resistir y salio corriendo del lugar, tomando el camello emprendio un viaje sin rumbo, asi paso por varios dias deseando morir para reunirse con su amada en el otro mundo, paso por muchas ciudades buscando respuestas y maneras de burlar a la muerte, su busqueda lo llevo a una extraña ciudad con personas raras que no le daban respuestas ni lo veian al rostro, encontro un anciano al cual le conto su historia, el anciano le dijo que en la cima de la montaña que estaba al norte habia un templo oculto que pocas personas habian logrado encontrar, los demas jamas regresaron ya que era un viaje suicida, Edward no teniendo nada que perder ya, decidio emprender ese viaje, camino varios dias, y escalaba varias horas al dia, la montaña no parecia tener final, parecia que escalaria hasta la luna, pero la necesidad de respuestas y la esperanzas de otra vida con su amada le daban fuerzas, al fin llego a la cima pero no encontro el templo, penso que el anciano lo habia engañado, pero estaba demasiado cansado para regresar el mismo dia, ya estaba por atardecer asi que decidio quedarse esa noche ahi y regresar por la mañana, encendio una fogata y empezo a recordar todos lo magicos momentos que paso con su amada Tiffany, derrepente ya avanzada la noche vio que las nubes se despejaban y cuando la luz de la luna toco la cima de la montaña pudo notar como un templo aparecia con el resplandor de la luz, no le daba credito a lo que veia, supero el miedo que causaba y decidio entrar pues era por lo que el habia ido hasta ahi,
Mientras entraba al templo, el miraba hacia los lados y veia unas estatuas inmensas con cuerpos humanos pero cabezas de animales, supuso que eran dioses de una cultura que el no conocia, siguio hasta el centro, donde una inscripcion decia “Muestra el valor de tus intenciones y conseguiras lo que vienes a buscar”, el no sabia lo que eso significaba, intento gritar, invocar a los dioses de las estatuas pero nada pasaba, enfurecido e impotente empezo a golpear la inscripcion pero nada funciono, resignado y con la imagen del rostro de su amada en su mente una lagrima rodo por su rostro, al caer un fuerte terremoto estremesio el templo, trato de pararse y correr pero estaba paralizado por algo, frente a el la imagen de una mujer hermosa aparecio, por un segundo penso que era el espiritu de Tiffany pero al ver su rostro vio que era una mujer hermosa pero no era su amada, el espritu le dijo “conozco tus intenciones, y son puras por eso pudiste llegar hasta aqui, el motivo de tu viaje y decidire si mereces que se te cumpla tu deseo”, Edward le conto toda su historia, le dijo que lo unico que deseaba es compartir su vida con su amada tiffany, el espiritu le dijo que no era posible regresar a alguien de la muerte ya que iba en contra de las leyes naturales, pero dado sus intenciones y sentimientos puros, permitiria que tiffany reencarnara, Edward se lleno de esperanza, pero le dijo que si ella reencarnaba, el estaria demasiado viejo cuando ella volviera a el mundo, el espiritu le dijo, tu amada reencarnara en dos mil años, si estas dispuesto a esperar yo puedo hacer que esten juntos, lleno de duda Edward acepta , preguntandole como era posible que estuvieran juntos en dos mil años, ya que no habia hombre que pudiera vivir tanto, pero acepto la oferta, el espiritu le dio un frasco de un brebaje y le dijo, sal del templo y bebelo, en el momento que lo bebas seras llevado a las estrellas donde esperaras sin envejecer y sin poder morir, ahi esperaras hasta que tu amada vuelva a este mundo, ella murio el dia que se cu! mplio el aniversarion 18 de su nacimiento, asi que tu volveras cuando se cumplan 18 años de su nuevo nacimiento, Edward salio del templo, con dudas y con miedo bebio lo que el espiritu le dio, una sensacion extraña invadio su cuerpo, vio su cuerpo y un brillo extraño lo invadia, no podia moverser y poco a poco sintio como se elevaba en el cielo, ahi se dio cuenta que todo era verdad a pesar que esperaria tanto tiempo, se lleno de esperanza ya que algun dia volveria a estar con su amada.

Terminada la historia tiffany mira a Edward con una mirada profunda, la historia de alguna manera le resultaba familiar, y aunque sonaba a una historia mitologica , de alguna manera sintio que siempre la conocio aunque no podia recordar de donde, ella con miedo pregunto “¿sabes lo que le ha pasado a la estrella? No la encuentro” Edward la mira y le dice “el tiempo se completo y su amada ha vuelto a este mundo, por eso el tambien ha vuelto” Tifanny lo mira llena de esperanza viendo a sus ojos llenos de lagrimas y felicidad se llena de valor y pregunta “¿eres tu el mismo de la historia?” Edward sonrie y le responde “ si yo soy espere todos estos años y te he visto dia a dia por eso la estrella se volvia mas brillante cada año porque cada año me sentia mas cerca de este momento y toda esa felicidad y emocion de algun dia poder estar a tu lado volvia la estrella mas brillante, el brillo de la estrella era mi esperanza y felicidad creciendo” , un silencio invadio el momento se vieron fijamente uno al otro y magicamente un beso sello el momento, Tiffany sintio como recuerdos de una vida pasada invadian su mente y un extraño sentimiento que no conocia invadio su corazon, entonces supo que todo fue verdad y que eso que tanto esperon sin saber que era, siempre fue esa estrella que miraba dia a dia con esperanza, era su amado que lucho en contra de todo incluso la muerta para estar con ella.


Fin. 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Edgardo Arevalo.
Published on e-Stories.org on 08.08.2009.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Amor e Romance" (Short Stories)

Other works from Edgardo Arevalo

Did you like it?
Please have a look at:

A Long, Dry Season - William Vaudrain (Vida)