Maria Teresa Aláez García

Y camino 7


Y camino 7.

Con tu adiós se me han abierto entre pecho y espalda
los enormes vacíos de puñales cubiertos.
Son saetas amargas de amorosas palabras.
Sepultadas  sembraron en quejumbrosos huertos.

Si este amor  anodino cubrió un  hueco en tu mente,
si en tu corazón frío la estima se abrió  un vado,
no puedo ahora obligarte a quererme por siempre
sin haber de otro modo, tu querer compensado.

La sonrisa tomaste de modelo de vida.
Si pudiera aquel pesar, tu triste desconsuelo
tomaré si me dejas.  Mas la deuda debida
no será esa moneda bajo el peso del cielo.

Un dios buscó luz de luna en sus abismos hondos.
La luz buscó una puerta de enormes horizontes.
El cóndor plegó su tiempo en sus mismos trasfondos.
Brillan amor y paz. Son luz y dios tras los montes.

Esta es la despedida de este primer allanamiento de camino. Son siete partes menores que constituyen una enorme primera parte.  La más importante, que es la toma de conciencia, una toma de conciencia relativa que no absoluta, de la vida y de dónde estamos es lo que se ha visto en estas letras. Una pequeña toma de conciencia de lo que es la vida pero ni más ni menos de la situación en el mundo, por ejemplo.

También es una despedida a varias personas o al tipo de relación que había con ellas, que ha cambiado. Al descubrir el cómo me tomaba yo esa relación, ahora se ha dado la vuelta a las circunstancias y se ven desde otra perspectiva. Una, efectivamente es cómo interpretamos los signos de los demás  y nos mentimos a nosotros mismos con las mentiras ajenas. Hay personas que vienen mintiendo porque se sienten mejor y más seguras ocultando sus intenciones, que caminan de manera independiente, que les gusta observar y tantear a la gente para actuar como el gato y el ratón, mirando a sus enemigos y echándoles luego la zarpa encima. Pero no de modo abierto sino de modo oculto y engañoso. Piensan que actúan como Jordi  y el dragón pero son como el gato y el ratón y hay veces que el ratón puede ganar al gato.  Otras actúan como personas distantes pretendiendo suplantar a otras más cercanas hasta que se las descubre y el dolor del engaño provoca a veces salidas nefastas. Es como si Viracocha intentara suplantar al Dios cristiano ante los creyentes católicos.  Pero estas personas a lo sumo han provocado que escribiera cerca de treinta y dos páginas sobre la mentira y la existencia, que seguirá más adelante y que me desahogue un poco.

Otra cosa son las personas que dan sentido  a la vida, que merecen la pena, que a menudo se ocultan como un ratoncillo en su madriguera o como gatitos en su cesto, acurrucados. Que son personas que dan la cara, que no tienen miedo en decir lo que son y cómo son y a mí me gustan estas personas.  Las echo de menos en toda mi vida cuando las suyas cambian de rumbo pero por alguna razón, sé que no se ha de salir tras ellas y se las ha de dejar cambiar y crecer porque siempre serán mejores y harán mejores a los demás. Precisamente por ellas y para ellas irán los paseos aunque esos huecos que han dejado serán dificilísimos de cubrir. Es como si tras ellas todo fuera inútil, todo careciera de sentido,  Incluso que todo está perdido y el tiempo que se pierde en su espera, como son personas productivas, estuviera perdido también.

Lo que es increíble es cómo, teniendo conocimiento de la mentira, nuestro cuerpo nos obliga a vivirla para poder sobrevivir, La mentira es un gran clavo ardiendo. La realidad hace mucho daño. El poder soportar la realidad es un gran crecimiento, el no mentirse ni a sí mismos ni a los demás. Y sobre todo, lo más necesario es el diálogo, el habla sincera. Porque se puede hablar mucho y retóricamente pero no decir nada y se puede ser preciso en el habla y tampoco decir nada porque a veces se hiere, se tiran aguijones para hacer daño. Curioso que al comparar la realidad con la mentira siga siendo más dura la realidad.

La verdad, la realidad, es cierto que duele pero es lo que ayuda a seguir adelante, lo que reafirma la existencia, lo que permite seguir porque es lo que se tiene en las manos. No ante los ojos o ante la nariz sino lo que se tiene en las manos y con lo que se puede caminar. Se puede hacer daño con las palabras, se puede hacer daño a la sensibilidad, se puede hacer daño a la mente. Se puede engañar con un espejo, se puede incluso manifestar algún tipo de palabra o de verdad para dar mofa y burla pensando que se deja lo evidente y se daña.

No. No es eso lo que daña.

Precisamente lo que daña es el transcurrir sincero de la vida. El poder tener conocimiento de la realidad. El saber ver cómo vive uno, cómo viven los otros y el poder tener una tangibilidad de que la vida sigue y que las cosas siguen adelante. Precisamente son los hechos evidentes que dejan constancia los que hacen daño y no las palabras usadas en determinados lugares para intentar conseguir algo.

No.

Precisamente lo que hay que superar es lo que hay detrás de lo que se ve aparentemente. Aparentemente se ve un enfado, un deseo de faltar, se ve un intento de coacción, se ve una manera de ir a por otras personas, se ven ganas de liberarse, se ve deseo de independencia o de llamar la atención o de dependencia. Detrás se ve un inicio de proyecto que desea libertad y seguir su curso.

A pesar de lo efímero de la vida, cuántas complicaciones nos buscamos.

A pesar de no haber nada, sin nosotros mismos las cosas no tiene sentido.

A pesar de que nuestro sentido puede ser erróneo, sí que es verdad que hay algo que persiste siempre y que es la energía en cualquiera de sus formas, que sólo se transforma como aprendimos de niños, no se gasta, no empieza ni acaba, no se consume.

A pesar de que aquí acabaremos y como parte del amor y de la energía pasaremos a ser otra cosa, lo menos que podemos hacer es intentar ser felices sinceramente y buscar y sobre todo, intentar no perder lo que pueda dar sentido a esa felicidad y a la existencia.

Por que si somos nosotros quienes damos sentido al amor, al Amor que es la fuerza que todo lo mueve, a la Verdad, a la Energía pura, para qué usarla mal, para qué perderla, para qué ocultarla, para qué confundirla y para qué malearla si de todos modos lo que no tiene sentido es el error, es la violencia, es la mentira, es la confusión, es el ser infelices y hacer infelices a los demás, es la usurpación, es el juego inútil por el simple gusto de manipular a los demás.

Qué se gana con eso. Más bien se pierde. Tiempo, conocer a los demás, conocerse a uno mismo. Claro que todo depende de los intereses y de cómo quiera ser uno. Si sólo se dedica a vivir la vida sin nada más, pasará como pasa el aire sobre el aire. Si intenta dar parte de su maravilla a los demas, será aire sobre agua o aire sobre arena o aire sobre fuego. Incluso la huella sobre la piedra.

Nadie decide nada más que uno mismo.

Y nadie decide sobre nadie más que uno mismo igualmente.

Agradezco a esas personas que dan sentido a la vida, al amor, a lo efímero de vivir hasta cien años, un brillo, una luz, una intensidad, una realidad. Que no se dejan llevar por la mentira, que intentan que para ellos y para el resto la vida y la verdad sean evidentes y mueven sobre nuestro planeta la esperanza de lo más bello que es el amor y la existencia de nosotros mismos.  Si no fuera por ellas, dudo que estuviéramos aquí.  Ellas han tomado conciencia de las variaciones energéticas, de las negatividades humanas, del abismo de la ignorancia y del desfiladero de la necedad que siempre se puede solventar, con sufrimiento unas veces, con esfuerzo otras veces, para poder hacer que nuestra vida efímera se vaya alargando un poco más.  No lo dan todo por perdido, tienen inquietudes y no hacen más que moverse y luchar por hacer esa realidad mejor para nosotros.

Hay vida. Hay amor y hay esperanza. La luz de la energía, del amor, del conocimiento, brilla para nosotros y sólo quienes vuelan alto manteniendo los pies sobre la tierra, saben verlo.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Maria Teresa Aláez García.
Published on e-Stories.org on 22.06.2008.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Filosófico" (Short Stories)

Other works from Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Un regalo - Maria Teresa Aláez García (Geral)
Pushing It - William Vaudrain (Geral)