Michael Wehrmann

Stefanie y el Avila

 

 

STEFANIE Y EL AVILA

 

Stefanie, mi querida amiguita,

hoy desperté alborozado

mirando al sol naciente,

porque tengo una cita.

Y te diré, linda jovencita,

que, aunque no estés presente,

en este amanecer dorado,

te contaré mis cuitas.

 

Nací en el mar, hace mucho tiempo.

De polvo hecho, consolidado en roca.

Conozco la lluvia y el viento,

el embate del mar, el huracán que azota.

He visto pasar, no es poca cosa,

los primeros pasos, el primer momento,

al primer hombre, la primera choza.

 

Vi llegar la primera carabela,

vi muchas más, con su carga de negrura

que, al arriar sus velas, llenaron de amargura

esta tierra santa, que hasta hoy perdura.

El látigo y la espada, repartimiento y encomienda,

dejaron clavada una Cruz en las haciendas.

 

Bajo techos carmesí dormían los sirvientes,

que sembraron las simientes

y segaron la mies que brotó bajo mis pies.

De carmesí tiñeron la tierra y nada pude hacer,

los tambores de la guerra en un largo frenesí,

hasta anunciar las campanas,

un nuevo amanecer.

 

Pasé mucho trabajo, perdí mi verde manto

cuando, viniendo desde abajo,

rugía la candela, llenándome de espanto,

tomando por atajo los pliegues de mi rostro,

devastando mis sombrajos.

Mas un día, oh Dios santo,

te serví de cuna y, como por encanto,

ese día de plena luna, se apagó mi llanto

y sobre el fallecido arrendajo,

se encendió el tuyo, del Fénix brioso canto.

 

Recuerdo tus pasitos sobre mi vieja cerviz,

a la sombra de los mangos y el cotoperiz.

En mis aguas cristalinas refrescaste tu cansancio,

hallaste paz en mis frondas y en silencio,

caminaste feliz.

 

Tiempo ha del primer arrullo,

diecinueve vueltas al astro rey,

ha retornado el murmullo de las hojas del copey.

Hoy has vuelto, valiente, atrevida.

De rojo “capim” adorné mis faldas,

como el día en que naciste, bendito,

y entre brotes escarlatas,entonó su trino

la humilde paraulata.

 

Bajo el dosel de nubes albas

te convido a pasear mis ánditos,

acercarte al Creador;

pues, desde mis alturas, puedes con holgura,

lanzarte a la vida sin zozobra y sin temor.

Waraira para mis hermanos

Waraira Repano

Tu amigo y servidor

Tu Avila, mi amor

 

Michael Wehrmann

Noviembre 2010

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Michael Wehrmann.
Published on e-Stories.org on 31.01.2018.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Aniversários" (Poems)

Other works from Michael Wehrmann

Did you like it?
Please have a look at:

GUARDAR SILENCIO - Michael Wehrmann (Cotidiano)
A little rain of Irish blessings - Jürgen Wagner (Aniversários)
Stars - Christiane Mielck-Retzdorff (Vida)