Simon Martinez Salinas

Sacrificio


Nunca pude haber pensado en una situación mas incomoda que en la que me encuentro en este preciso momento. Voy manejando mi auto con la persona a la que le dije abiertamente que sentía algo por ella, lamentablemente ella ya estaba saliendo con alguien y me dijo que no me había visto de esa manera. Como si nada y como le prometí, seguimos de amigos, por que la verdad no quiero perder su amistad por nada del mundo. Que tiene de incomodo esto? que no solo viene ella, viene con su actual pareja y para medio aminorar lo incomodo, viene un amigo mutuo con nosotros. A donde nos dirigimos? Todos vamos camino a la boda de uno de nuestros mejores amigos a otra ciudad. Por que viene el actual novio de la chava que me gusta con nosotros? Por que, pues simplemente por que soy muy buena onda y muy noble como para haberle dicho que no cuando ella me lo pidió.

Una cosa que si me molesto fue que, a pesar de que les estoy dando un aventón, me pidieron que si podía esperar a que salieran ambos de su trabajo. Algo a lo que  mi amigo me dijo muy sutilmente: “No me chingues cabron! Mándalos mucho a la chingada”. A pesar de las recomendación de mi amigo, de mala gana accedí, mi amigo no tuvo mas remedio que aceptar, aunque si les hacia saber que estaban mal. Terminamos salimos muy tarde para un viaje que nos tomaría normalmente de 5-6 horas quizás nos tomara ahora 8 debido a que por las fechas en las que estamos, el trafico de la ciudad es un desmán. No me preocupaba el tiempo en si, lo que de verdad me preocupa es que pasaremos por un estado que ah sido víctima del narco trafico últimamente. En ocaciones llegue a escuchar que detienen a la gente que va en autos, los revisan, y los golpean mientras los graban con sus celulares entre otras cosas. Si traen mujeres guapas con ellos, muchas veces se las llevan y no las vuelven a ver. Eso y muchas otras cosas mas, que no se saben en ningún lado, no se publican en periódicos ni nada mucho menos en la TV, solo se puede saber de estas cosas si uno las busca en sitios especializados y blogs de internet.

No voy a mentir, tenía mucho miedo, es tarde, vamos a la mitad del camino y la carretera esta sola. Si habíamos visto a uno que otro carro pasar, y como es de esperarse, así como nosotros, ellos también iban manejando a exceso de velocidad. Tan mal esta esto, que la carretera carece de cualquier tipo de vigilancia policial o federal. Aún tenía un poco de esperanza, ya que no nos faltaba mas que una media hora para salir de este estado y entrar a otro. O al menos la tenia…
A pesar de que teníamos buen tiempo en la carretera y de que veníamos platicando de varias cosas para evitar ese sentimiento de incomodidad entre todos nosotros, de pronto todo cambio. No podíamos divisar absolutamente nada en ninguna carril de la carretera, podíamos sentir ese sudor frío entre nosotros, tratamos de mantener la calma. No paso mucho tiempo cuando pudimos ver dos camionetas estacionadas con las luces prendidas y por un lado estaban parados todos los que al parecer venían en ellas. No nos hicieron ningún tipo señalamiento de que nos detuviéramos ni nada o mas bien no me di cuenta, lo que si vi, fue que portaban armas largas. 

Todos nos asustamos, no había de otra, tenia que seguir manejando que mas podía hacer. A los pocos minutos dichas camionetas se aproximaron a nosotros, una nos rebaso y se quedo justo delante mientras la otra venia atrás de nosotros. Nos tenían encerrados, a su merced, maneje así por otros 10-15 minutos, hasta que la camioneta de atrás se puso a mi lado izquierdo al voltear a ver, el copiloto de la misma me hacia la seña de que nos detuviéramos.

Todos se desesperaron, bajaron sus cabezas, el novio de mi amiga empiezo a tener un ataque de asma o algo así, mi amiga se puso a llorar e intentaba calmar a su novio, mi amigo bajo la cabeza y parecía que estaba rezando, yo solo manejaba, no era muy adepto a eso de las religiones, de hecho me enojaban todas y cada una de ellas. Sentí que ya no había de otra, ahí quedaríamos, nadie mas sabría de nosotros nunca mas, solo seriamos parte de la estadística de las muertes en este horrendo país. 

Al final nos hicieron parar en el primer lugar abierto que vieron, se bajaron con sus armas y rodearon el carro. Uno de ellos vino a mi y comenzó a hacerme preguntas: “Y ustedes que vergas? De donde vienen? A donde van? A que bando apoyan?”. Me encontraba muy asustado, mi cuerpo estaba paralizado, el sudor se empezaba a notar en mi frente. Como pude, articule algunas palabras: “Venimos de X ciudad, vamos a Y ciudad a una boda de un amigo. No estamos de ningún lado somos simples civiles. Solo somos nosotros 4, y solo cargamos ropa”. El tipo que se había acercado a mi saco entonces una radio y repitió lo que le dije a alguien mas. Después de terminar de hablar con lo que parecía ser su superior en la radio, todos los hombres se alejaron un poco, se juntaron en un circulo y empezaron a hablar. Pude ver como nos señalaban con sus armas, uno de ellos les hacia una seña con unas granadas que traía, se entendía que nos las quería lanzar y después irse, pero el tipo de la radio no lo dejo. Al final al parecer su líder (el tipo de la radio) regreso a mi, vio por mi lado de la ventana y se asomo a ver el horror en el que nos encontrábamos, entonces dijo: “Pues ya revisamos y no son ustedes a los que buscamos, pero que creen, tenemos un problema”. Su mirada cambiaba y su tono de voz sonaba sarcástico: “Ustedes ya me vieron y no me gusta que me vean y simplemente se vayan”. Al terminar de decir esto se empezaba a alejar y a dar ordenes a los demás.

Al ver tal escena me di cuenta que estábamos acabados, evalúe rápidamente posibles escenarios, prender el carro e intentar arrancar era lo mas obvio, pero era seguro que nos mataran al instante, encenderlo e intentar atropellarlos, pero y si quedaba uno?, no teníamos la verdad muchas opciones. Me calme, respire y mire a mis amigos: mi amigo estaba llorando y con la cabeza abajo, el novio de mi amiga parecía que se había desmayado por el ataque mi amiga lo intentaba despertar moviéndolo todo sin ninguna efecto. Entonces voltea y me ve, nuestras miradas se cruzan y nos quedamos así un momento. Regrese mi vista enfrente, respire, me desabroche el cinturón, apague el carro, deje las llaves puestas y… abrí la puerta. Al momento de hacer esto, todos voltearon y empezaron a correr hacia mi, protegiendo al de la radio. 

“Que carajos crees que haces? Detenganlo” Era lo que se escuchaba. El tipo de las granadas llego primero a mi y me dio un golpe en el estomago. Caí, me revolcaba del dolor y comencé a toser. Otros dos llegaron y me apuntaron con sus armas mientras ahora me remataba en el suelo. Podia escuchar como mi amiga gritaba que me dejaran, y como mi amigo la intentaba calmar. En el momento que dejo de patearme balbucee unas palabras: “Por… favor…. ir ……. …Por Favor…… Deja…. ir”. Uno de ellos se encuclillo, me jalo la cabeza usando mi cabello y me grito: “que carajos dices maricon??”. Como pude, agarre las fuerzas que me quedaban y logre decir una frase completa: “Por favor déjenlos ir”.

“Y por que deberiamos de hacerte caso?” -replico. “Quien carajos te crees?”. Su líder los llamo, se reunieron de nuevo, aún escuchaba gritar a mi amiga. Ya estábamos muertos de todas formas, así que como pude me levante y levante mis manos también. Caminaba hacia ellos, estaban a punto de venir hacia a mi pero su líder los detuvo. 

Camino a mi con toda calma y me dijo: “Veo que tienes agallas, que es lo que alguien muerto como tu podría querer?”. Había podido recuperar un poco de mi aliento, ya no tosía y podia hablar un poco mejor: “Por favor, déjalos ir, te lo suplico……. yo….. yo haré todo lo que ustedes quieran. Por favor solo déjalos ir. Nunca mas los veras de nuevo, te lo suplico”.

Se me quedo viendo un momento, nuestras miradas se cruzaron, mis ojos estaban llenos de lagrimas, yo intentaba limpiarmelos pero seguían y seguían saliendo lagrimas. De la nada me tomo de la cara y me volteo a un lado y luego al otro. “Debo admitirlo, tienes muchos huevos para pedirnos esto. Estas seguro? No hay vuelta atras”, yo solo asentí con la cabeza y espere por lo peor. “BIEN!, déjenlos ir, oye tu ven y ayuda a este cabron, el se va con nosotros”. “D…d…..d dame un momento por favor, solo me despediré” le dije, suplicando solo que me permitiera hacerlo. “Dejen a la señorita que se despida y preparen todo”. 

Inmediatamente me voltee, camine un poco a mi auto, mi amigo estaba jalando a mi amiga para que no saliera. Abrí la puerta y le dije: “Vente de este lado, ahí están las llaves, tengan mi cartera, mi celular y las llaves de mi casa. XXXX es la contraseña de mi celular, busquen a Rebeca en mi celular, ella es mi madre, díganle lo que paso y donde”. Cuando los vi, estaban atónitos, no creían que de verdad estuviera haciendo esto: “ESCUCHARON LO QUE LES DIJE!” les grite, no había tiempo de titubear, “No ….no n…… no… no hagas esto” decía mi amiga con una voz muy baja y lagrimas en sus ojos “por favor, no”. Mi amigo no se lo creía, seguía en el limbo, así que con lo ultimo de mis fuerzas lo jale al asiento del chofer, lo golpee en la cara y le dije: “SALGAN DE AQUI, VIVAN, SIGAN ADELANTE Y NO MIREN ATRAS, ENTIENDES??!” estaba petrificado, pero finalmente acepto y se acomodo en mi lugar.

Estaba por darme la vuelta y regresar a donde estaban los sicarios, cuando escucho una puerta abrirse, era la de mi amiga, se bajo a alcanzarme, me abrazo y me pidió que no lo hiciera. Su novio finalmente había reaccionado y volvió en si, no entendía lo que estaba pasando, así que le dije: “Agarrala, te la encargo mucho ella es la persona mas preciada para mi”. El no entendía para nada el contexto de toda la situación, pero asintió de todas formas. 

“Niña, por favor sigue adelante, no se que sea de mi. Siempre fuiste y siempre serás la mejor. Eres lo mas importante para mi. Ahora no lo entiendes, pero quizás adelante puedas y me perdones.” No me soltaba, se aferro a mi con todas sus fuerzas y no me dejaba ir. Le dije a su novio que se acercara y la jalara. A mi amigo le dije, que en cuanto ella se subiera arrancara y se fueran. Al final le dije las palabras que no había podido decirle antes: “Te amo! siempre ah sido asi, desde que te conocí”. Justo en ese momento me soltó y se me quedo viendo, mientras le hacia una seña a su novio para que viniera por ella y la metiera al carro. Cuando la empiezo a jalar se resistió, así que también ayude y la pudieron meter. Mi amigo puso los seguros, me miro y arrancaron. 

Me quede parado, no sabia que esperar de todo esto, solo deseaba que estos sujetos cumplieran su promesa, ya no podía llorar parecía que me había acabado las lagrimas en todo esto. Vi por unos segundos como se alejaban a toda velocidad, pude ver por un momento a mi amiga gritando por al cristal trasero, yo solo los veia y me despedia, mientras el de las granadas vino a mi y me llevo con el resto. Me subieron a una camioneta y me acomodaron pegado a una ventana. Al final solo me quede ahí recargado, escuchaba que hablaban entre ellos, pero ya no podía entender nada. Estaba agotado sin energías para nada, no podía ni mantener los ojos abiertos así que solo los cerré. Y entonces....…. Me dormi
 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Simon Martinez Salinas.
Published on e-Stories.org on 13.01.2016.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Contos" (Short Stories)

Other works from Simon Martinez Salinas

Did you like it?
Please have a look at:

El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Ficção científica)