Sergio Lubel

Matrimonio...Y algo más

Dentro de la pequeña capilla ubicada sobre la colina corría una brisa con olor a lluvia, a madera podrida y a tierra húmeda.

Unos pocos invitados se esforzaban en parecer emocionados ante la perspectiva de aquél matrimonio de anciano agradecido y "Lolita enfermera".

Don Américo bastoneaba ya los ochenta y Claudia aún salseaba sus veintipico. se habían conocido en la Clínica y después de hablar con ella de todo lo que tenía en mente hacer con sus millones al ser dado de alta le propuso matrimonio, alegando que le encantaría tener una compañera para disfrutar en buena compañía de todo aquello.

Claudia prometió pensarlo y pidió una semana de tiempo, lo que fué aceptado por Don Américo no sin antes dejar claro que todo lo que quedara sería para ella ya que carecía de parientes directos.

Ángel era el monumento a la salud, un metro noventa de alto y un cuerpo forjado a golpes de siembra, cosecha, arreo y doma. Cuando esa noche en la cama se enteró de labios de su amante la propuesta recibida lanzó una carcajada que hubiera derribado un ombú, sin embargo, a medida que avanzaba el relato y se alzaban en su mente los fajos de billetes y títulos de propiedad, El ceño fruncido fué reemplazado por una sonrisa sardónica al escuchar el plan de la “Dulce Enfermerita”

- Mirá Angel, vos sabés que te quiero a vos, pero la verdá es que no tenemos donde caernos muertos...Con toda esa guita, podríamos vivir sin hacer nada...bueno. Sonrió. Casi nada por el resto de nuestras vidas, ¿Cuántas noches el viejo se puede aguantar conmigo?, aparte, que esté con él no significa que no sigamos...bueh, ya sabés, siempre puedo encontrar excusas...

Ese comentario era un argumento definitivo...

 

La noche de bodas la pasaron en un hotel de la Capital, pero Don Américo no pudo...y la noche siguiente tampoco...Y en Roma, París, Atenas y Las Vegas tampoco, las pastillas le bajaban la presión y le daban lipotimias o taquicardias; en fin, fué una luna de miel “Medicinal” en el peor sentido de la palabra.

Para alivio de todos no duró mucho: Tres meses alcanzaron para que su corazón dijera “Basta”, le pidió que se acercara y le susurró en el oído:

- Por lo menos haceme quedar bien, como que todo anduvo perfecto en la cama entre nosotros...y ahí quedó, tocando la monótona nota solitaria en el monitor cardíaco.

Le duró poco el duelo a Claudia: Un día y medio después del entierro y mientras ella y Angel imaginaban a Américo ya frío y duro como una roca dos metros bajo tierra, ella hacía chistes en la cama de la casa que había compartido hacia poco tiempo con él:

 

- Dejarme así. Le decía a Ángel. Con todas las ganas...Mira vos, entuavía no tengo treinta y ya soy viuda desconsolada...

Déjeme que la console - Replicó el muchachón…

Pero no bién se tiró encima de ella, se escuchó un ruido terrible que llegó desde la entrada junto con una brisa con olor a lluvia, a madera podrida y a tierra húmeda.

 

- Voy a ver qué pasa -dijo Ángel- parece que hay tormenta ajuera y arrancó la puerta. Y saltando de la cama corrió escaleras abajo…

    

Claudia quedó sentada en la cama desnuda en la penumbra, con el pecho demasiado agitado sin saber porque, hasta que lo supo: Un grito de animal herido llegó desde la entrada seguido de unos pasos de piedra y barro que se arrastraban hacia la puerta entornada del cuarto...escaleras arriba…

Se cubrió instintivamente cuando una figura que no quería ver, pero no podía quitarle los ojos de encima se plantó frente a ella.

Algo parecido a una voz lejanamente humana le susurró en el oído mientras ella enmudecía paralizada bajo su peso:


- Traigo buenas noticias: Estoy todo duro, ya podemos consumar el matrimonio.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Sergio Lubel.
Published on e-Stories.org on 03.10.2015.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Horror" (Short Stories)

Other works from Sergio Lubel

Did you like it?
Please have a look at:

El íncubo del pueblo (Versión mejorada) - Sergio Lubel (Sátira)
Pushing It - William Vaudrain (Geral)