Artak Mikaelian Manucharyan

Cruzo

 
Cuando entré por la puerta, todo el mundo quedó quieto y callado con las caras turbadas.
Intentaron simular la situación probando hablar de otras cosas, pero callaron otra vez.
Empezaron a disimular. El viejo frotaba las manos, el otro se tumbó en el sofá con la cara a la pared y empezó respirar muy profundo, lento y constante. Otros dos estaban desesperadamente esperando a mi salida.
 
_ Tu ya eres grande -  por fin habló el viejo.
_ Sí, sí, él es grande - aceptaron los otros dos.
 
El silencio ya era pesado. Los tres salieron y quedamos yo y el hombre que estaba tumbado en el sofá. Pero él no pudo aguantar más y, poniendo su gorro en la cabeza, frotó sus ojos y, arrastrando las zapatillas, abrió la puerta y se marchó sin decir nada.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Artak Mikaelian Manucharyan.
Published on e-Stories.org on 31.01.2015.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Pensamentos" (Short Stories)

Other works from Artak Mikaelian Manucharyan

Did you like it?
Please have a look at:

El Santo - Artak Mikaelian Manucharyan (Geral)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Vida)