Diego Marroquin

Me voy a caminar.

“¡Pobre el discípulo el que no deja
Atrás a su maestro!” (Leonardo da Vinci)

Él llora, junto a su maestro se abrazan,
Y como si fueran uno en el universo
Los sentimientos se alzan.

Es un dispensador de hielo,
Él sabe que solo es miedo.

A veces se siente muy incapaz e impotente,
Él le demuestra que puede ser importante,
Bastante.

A menudo se llena de melancolía,
Él la expulsa, atento con vigilia,
Con prudencia.

Hasta sufre en su ausencia,
Con los recuerdos estupendos
Anhela su presencia.

Lo que hace no tiene comparación
Pues es su mentor…

Le tiende ese cálido cariño sincero
Él no lo muestra, tiene uno que es duradero.

Formatea esos bits de amenaza,
Con su forma de hablar los despedaza.

Es la board de esa joven e impericia vida,
Que sin su ayuda, estuviera muy perdida.

Con su modosa sonrisa, inseguridad desaparece,
Donde confianza y convicción por montón florece.

Algo más que material le ha dado,
Sabiduría y conocimiento,
Para que con Dios esté conectado.

En tercera persona escribí este reducido poema,
Porque lo aprecio, lo respeto, aunque parezca un dilema.

 

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Diego Marroquin.
Published on e-Stories.org on 18.10.2014.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Emoções" (Poems)

Other works from Diego Marroquin

Did you like it?
Please have a look at:

Búmeran - Diego Marroquin (Lembranças)
that life is such a maze ... - Inge Hoppe-Grabinger (Emoções)
Late realization - Rainer Tiemann (Camaradagem)