Arturo Núñez Cervantes

La catrina

Ya eran mas de las 12, cuando Juan se encontró preso de los recuerdos que más odiaba, sin encontrar salida a su situación, saco un pistola de su buro, corto cartucho y se la puso en la cien, antes de disparar pudo escuchar un ligero murmullo que venia del interior de su habitación, era un vos muy familiar que le parecía escalofriante ¡no lo hagas piénsalo dos veces!
 
Juan vivía solo por lo cual esa voz le espanto aun más, con el calor de las copas de coñac o el severo problema mental que la frustración y la depresión le causo, no podía dar crédito si lo que escuchaba era verdad, mirando en todas las direcciones no pudo distinguir nada, pero gracias a esa voz pudo darse cuenta que el dolor lo estaba llevando hasta el grado de suicidarse, uno de los mas grandes pecados, Juan pensó las cosas, no era posible que pensara en suicidarse, después de pensarlo dos veces dejo el arma sobre la mesa, se dirigió a la sala, tomo un baso, y se sirvió más coñac, en su mente se revelan los recuerdo de aquel amor que no supo valorarlo y que lo había llevado al borde la muerte, pudo ver en el reloj digital de su cuarto 12:07 justo delante de este se encontraba el arma, la cual le hizo volver a su mente los recuerdo de una mujer, en su memoria se revelaban las sonrisas, los momentos, las platicas, y el dolor, cuando se empezó a preguntar ¿por qué soy tan tonto? ¿qué no vi lo que era obvio? ¡es una cara bonita! Quedaste perdido ante sus ojos, era de esperarse no puedes confiar en ese tipo de mujeres, las mujeres son todo el querer del hombre pero a la vez son su destrucción, y de la nada escuchaba muchas voces, se sorprendió, no sabia que es lo que estaba pasando, de un salto se encontraba en la puerta del cuarto, revisando con su vista cada esquina y cada rincón en su habitación, no podía encontrar nada, cual fue su sorpresa al escuchar la voz que le decía estamos dentro del ropero, al abrirlo encontró una pintura falsa que le habían regalado hace ya mas de un año, al sorpresa fue al ver que el cuadro había cobrado vida, la pintura era el famoso cuadro del pintor mexicano Diego Rivera, por fin nos encuentras le dijo la Catrina a Juan, Juna se encontraba muy espantado y no sabia que ! responde r, no te preocupes dijo la catrina, a estas alturas ya nada importa, pasa, acércate, entra en la pintura, juan se puso de rodillas, y al tocar el cuadro mágicamente entro en el, era sorprendente se encontraba en un parque, mucha gente caminaba iba y venia, pero nadie prestaba atención a Juan y a la Catrina.
 
Caminaron por cuatro horas sin decir una sola palabra, cuando la catrina se metió en una cafetería, se sentó junto a él, pidió un chocolate, mientras que juan solo un capuchino, la Catrina se deleitaba mirando sus ojos, al terminar de tomar y salir de la cafetería el noto que a pesar de haber estado casi dos horas en el café, el día no se movía, la catrina le respondió al ver su cara de asombro te preguntaras por que estas aquí y por que nadie puede verte, ni porque el tiempo no pasa bueno básicamente se debe a que ya no existes, ya nadie te puede ver, este es el infierno al cual te condenase con tu suicidio, este es peor que cualquier castigo, ahora eres una pintura, todo lo que eres es porque eres un pensamiento, tu vida se detuvo, nada existe ni nunca existirá jamás, solo fuiste y serás una pintura, nunca volverás a ser nada que no sea esto una pintura, juan callo desmallado al no poder comprender lo que sus ojos veían, se había convertido en una pintura.
 
Al despertar se dio cuenta que se había quedado dormido y que ya eran las 7:20 de la mañana y que nunca se había suicidado pero se sorprendió y brinco del susto al ver el sombreo de la Catrina en la entrada de su puerta con una nota que decía, el suicidio es la peor decisión que puedes tomar, no pierdas el resto de tus días como una pintura, cuando todavía tienes vida y puedes hacer algo por cambiar tu vida.

 

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Arturo Núñez Cervantes.
Published on e-Stories.org on 17.05.2014.

 

Comments of our readers (0)


Your opinion:

Our authors and e-Stories.org would like to hear your opinion! But you should comment the Poem/Story and not insult our authors personally!

Please choose

Previous title Previous title

Does this Poem/Story violate the law or the e-Stories.org submission rules?
Please let us know!

Author: Changes could be made in our members-area!

More from category"Aflição de amor" (Poems)

Other works from Arturo Núñez Cervantes

Did you like it?
Please have a look at:

SING NO SONG WITHOUT JOY (mit Uebersetzung) - Gabi Sicklinger (Cotidiano)